Publicado en CORAZÓN

EL SENDERO DE LA VICTORIA ACELERADA LA VIDA ESPIRITUALIZADA EL DESCUBRIMIENTO DE LA VERDAD

Puesto que el hombre es un ser consciente de sí mismo, posee el poder de  someterse a un proceso de acelerar su propia vivificación espiritual. Puede  apresurar el logro de su meta por la aplicación deliberada e intensificada de los  principios que gobiernan el crecimiento normal.  Ese proceso consiste en la acentuación repetida y continua de todo
cuanto hay de espiritual en sus pensamientos, sentimientos, motivos y conducta, y en la eliminación de todo cuanto se oponga al ideal espiritual en  esos cuatro aspectos de su vida personal. Esto implica establecer un sistema  de continua observación y corrección de sí mismo, en lo mental y lo emocional.  Un sistema tal de auto-maduración causa al principio una intensificación  de conflictos internos en el neófito. Todo cuanto hay de material en su índole,  se resiste al proceso espiritualizador y trata de escaparse de su control mental. La clave del buen éxito está, pues, en el  control de la mente, y el aspirante  debe enderezar todas sus energías a este logro. Hará bien en no hacer caso  de los impulsos e incitaciones de su  naturaleza emocional y de su cuerpo,  hasta donde ello le sea posible, y concentrarse en la subyugación de su mente.  El hombre como personalidad es en primer lugar un pensador; el poder  de dirigir conscientemente el pensamiento, es la piedra angular de su  existencia material y lo que lo diferencia del animal. La mente es su arma más  efectiva, su atalaya más adecuada, y su influencia directiva más potente. La  mente es el puesto clave que hay  que ocupar y mantener  durante todo el  conflicto.  El dominio de la mente exige retirar la conciencia de la emoción y de la  acción, hacia el intelecto, hasta que se desarrolle la capacidad de la percepción
mental pura. El interés  en la vida debe hacerse cada vez más intelectual y  espiritual, con la emoción sublimada y controlada. El trabajo, el estudio y el  recreo deben intelectualizarse y espiritualizarse hasta que el neófito aprenda a  vivir en el pensamiento, a regir y gobernar su vida por medio del intelecto.  Como resultado, su vida personal se volverá refinada y purificada. Su conducta  será austera, y su conversación y porte, dignos y moderados. Sin embargo  seguirá siendo cordial, amistoso y dispuesto a servir a su prójimo, especialmente en dirección al sendero de la victoria acelerada.  Estos métodos generales de espiritualizarse deberán ir acompañados  por la práctica sistemática de ejercicios espirituales destinados a establecer el  foco de la conciencia en la mente superior, y a fortalecer y sostener el dominio  mental de la conducta, y también a desarrollar la capacidad de pensar en abs-tracto. Más adelante, debe desarrollarse la conciencia intuicional, como  preparación para alcanzar la más alta realización, la de la voluntad espiritual.  Los ejercicios necesarios consisten en el estudio interior de las verdades  eternas por medio de la meditación y  contemplación. Algunas de tales  verdades se exponen en capítulos posteriores de esta obra. Estas y otras verdades aparecen como la base de las religiones del mundo, y el neófito deberá estudiarlas. La mente y la intuición deben aplicarse al estudio de enseñanzas  esotéricas inspiradas, a fin de poder percibir su significado esotérico. De este ejercicio cosechará un creciente conjunto de verdades espirituales que metódicamente  deberá proceder a convertir en  realidad para él mismo. Debe desarrollarse como un conocedor de la verdad. Esto se logra experimentalmente,  con una técnica que varía según el individuo.

El método para destilar sabiduría de las escrituras de las diferentes religiones, consiste en tomar una declaración de una verdad y espaciarse en ella mentalmente hasta reducirla a su esencia. Luego se considera la esencia, en profunda meditación, hasta captar su  significado completo y descubrir su aplicación a la vida. Esto exige esfuerzo mental, forzar la mente a escudriñar con firme concentración el tema escogido con la intención de penetrar hasta su corazón.  El buen éxito es posible  porque la verdad está representada dentro de la conciencia de todo hombre, y el neófito está capacitado, en virtud de llevar en sí mismo la verdad que busca, para percibirla en el tema de su meditación. Por  el estudio de las expresiones externas de la verdad, es llevado al descubrimiento de la verdad que existe en su propio interior.
Extraído del libro “MEDITACIONES SOBRE LA VIDA OCULTA” de Geoffrey Hodson
Publicado en CORAZÓN

A mi Perú en su día!!

Mi Perú, yo te quiero y si naciera de nuevo
yo te elijo a ti, si te elijo a ti para construir todos mis sueños,
todos mis sueños en ti, en mi Perú.
 
Mi Perú, ahora que soy grande te comprendo,
eres amargo y dulce.
Mi Perú, eres una intensa pasión,
un incansable manantial de razas y mitos.
Mi Perú, es un jardín lleno de espinas, y
también de rosas.
Mi Perú, es un corazón clavado a martillazos.
Mi Perú, es Costa, Sierra y Selva.
Mi Perú, es terremoto, lluvia, huracán,
es tormenta, tempestad y calma,
es mi finca, mi sembrío y mi cosecha.
Mi Perú, es mi temor, mi libertad, mi cárcel
es mi esperanza, mi lucha mi guerra, mi victoria.
 
Mi Perú, es rudo, fuerte, delicado,
débil y vigoroso, angelical y demoniaco es torpe y perfecto,
es enorme y pequeño, es claro y oscuro,
es agresivo y pacífico, es recuerdo es olvido.
Mi Perú, es de nadie, no me pertenece, es nuestro,
nos lo quitan, tómalo, átalo estréchalo junto a tu pecho,
y bésalo en la frente, como a tu padre, como a tu hijo como
a un niño divino, que acaba de nacer, porque Mi Perú, es… 
Simplemente es el amor, que canta y llora y yo ahora
lo comprendo, cuando he alcanzado mis sueños
Mi Perú, no me pertenece.
Mi Perú, es mío
Mi Perú, es tuyo.
Publicado en CORAZÓN

Orgullo de Ser Peruan@….

Tengo el orgullo de ser peruano y soy feliz…” Así empieza la letra de una canción popular de nuestra música criolla peruana,  aunque podríamos seguir y completar diciendo como continua la letra “… de haber nacido en esta hermosa tierra del sol”. Bueno,  hoy desperté sintiendo indudablemente ser orgullosamente peruano. Salude a mis hermanas y les desee felices fiestas patrias. Más allá de lo político; está la tierra que nos vio nacer, el espacio que nos dio la posibilidad de ser lo que somos, nuestra identidad geográfica y costumbrista: nuestra PATRIA. Soy peruano y lo seré toda la vida, independientemente del espacio en que me desenvuelvo. Pienso que soy más peruano puesto que llevo al Perú por donde voy sin perder lo que soy y más bien enriqueciéndome de lo que me rodea. Soy más peruano puesto que el Perú me dio la vida, me hizo ser, crecer y creer.

Soy peruano porque los peruanos somos cálidos, acogedores, amigos, siempre dispuestos a ayudar.
 Soy peruano porque soy cordial con los que me rodean y eso es muy nuestro, el saludo,  el “permiso”, siempre estar atentos.
 Soy peruano porque amo mi cultura y hablo de ella, la difundo donde me encuentre.
Soy peruano por que hablo como peruano.
Soy peruano por que el Perú es grande como grande es su historia.
Soy peruano porque “el Perú es Super” como diría un viejo spot publicitario.
El Perú es Macchu Picchu, es Paracas, es Chavin de Huantar, es las líneas de Nazca, es el Señor de Sipán y Sicán, es Iquitos, es Chachapoyas, es Trujillo y Chan Chan, es Kuelap, es el Manu,  es la Costa, Sierra y Selva, riquesa incalculable que espera a ser aprovechada. El Perú tiene aun mucho por dar. Pongámonos de pie y cantemos a unísono todos los peruanos del mundo las sagradas notas de nuestro himno nacional. (por Jorgeluis)
MI PERU
Talvez por estar tan lejos, de ti mi Perú querido,
nombrarte arranca un gemido, que se anuda en mi garganta.
Tu tierra se hace más santa,
vibrando en cada latido,
hoy se cuánto vale el nido,
Perú…, patria sacrosanta.
****
Ese amargor que atraganta, al tenerte tan distante,
más me impulsa hacia adelante, en busca de mi ideal.
Quiero ofrecerte un sitial,
con la lira de mi canto
con mi risa y con mi llanto,
poemas como un rosal.

****
Mi querer se hará real, te escribiré con el alma;
porque eres Vallejo y Palma, Chabuca y Valdelomar.
Me siento hasta singular,
cuando me dicen peruano,
pensando en Pinglo y Chocano,
me provoca recitar.
****
Perú eres un rico mar, con sus playas de locura
Con tu eterno sol de Piura, Trujillo primaveral.
Bella Lima virreinal,
mujer de garbo y finura,
intrincada selva oscura,
blanca nieve perennal.
****
Cajamarca colosal, historia y verde campiña,
eres oro que se aliña, en el más fino crisol.
Contumazá, cielo y sol,
luna inquieta que nos guiña
tierna madre que cariña,
con sus tardes de arrebol.

Autor: Eliseo León Pretell

Publicado en CORAZÓN

El Amor Como Maestro….

El Amor como maestro reconoce que el aprendiz se está educando, y que por lo tanto tiene derecho a equivocarse. Considera que los errores necesitan corrección. Y hace comprender al aprendiz que la razón por la que los errores se consideran tales, es porque le ocasionan sufrimiento a él (o ella) y a sus semejantes. El miedo como maestro, por otra parte, no reconoce el derecho a equivocarse por parte del aprendiz. Considera los errores como permanentes y punibles; esto es, ve en lo que no es perfecto todavía una necesidad de castigo, y no una necesidad de corrección. Hace un tiempo ya, que considero que el Padre-Madre ama a sus hijos. Y que no quiere que sufran. Una sola indicación me parece consistente en todos los mandamientos e indicaciones espirituales que he escuchado o leído: NO SUFRIRÁS. Y esto incluye, desde luego, no atormentarnos en el momento presente, haciendo de él una pesadilla cuando podemos convertirlo en un sueño hermoso. No tenemos porqué pintar un cuadro que nos haga gritar horrorizados cuando podemos plasmar los deleites de nuestro interior en una imagen. Los pinceles del tiempo y el lienzo del espacio son los regalos que el Creador nos da para expresar nuestro arte; aquello que decidimos crear, es una expresión pura de nuestra voluntad y nuestra intención. No hay un mundo exterior que no haya sido creado por un artista. Se podría agregar que se debería tener cuidado en la clase de semillas que se siembran, por que las semillas tienen la insidiosa tendencia de convertirse en árboles. No vale la pena vivir en un huerto (nuestra vida) en el que hemos sembrado acciones dañinas o palabras que no quisimos decir. Y, al reconocer que TODOS SOMOS UNO porque respiramos el mismo aire y sentimos el mismo sentimiento, no deberíamos hacer sufrir a los demás, porque el dolor con el que creemos aguijonear a su cuerpo, está en realidad carcomiendo nuestro corazón. No hay nada que no haya sido creado por un artista. Y si no te gusta la obra que ven tus ojos o la sinfonía que escuchan tus oídos, sólo tienes que hacer algo: crear otra cosa.
Y dado que ya tienes los elementos (el tiempo, el espacio y tu voluntad) lo único que tienes que hacer para cambiar la obra es cambiar la intención: purificar lo que tu corazón siente o quiere, de forma que la maravilla que exprese en el exterior sea una extensión de la maravilla que habita en tu interior. Es verdad que antes de la creación externa hay una creación interna. Yo enseño algo más: que antes de la creación interna hay una intención. Y que si la intención es pura y limpia, servirá de guía no sólo para la creación externa, sino también para la interna. He mencionado esto de forma muy sucinta. Para cambiar nuestra vida hemos de tomar las enseñanzas de un maestro. Sin importar nombres, formas, ideologías, dioses, latitudes o tiempos, todo lo que aprendemos es siempre enseñado por uno de dos maestros: El Amor o el miedo. Arriba mencioné algunas características de ambos, y aún mencionaré más; pero antes quiero hacerte conciente de algo de suma importancia. No es el maestro quien te escoge a ti. Eres tú quien escoge al maestro. Eres tú quien elige cobijarse debajo de las arpías, los buitres, los castigos, los rechazos y las leyes escondidas que se vuelven sólo para lastimarte cuando no quisieron mostrarte su rostro y presentarse.
Eres tú quien elige vivir asustado, con ojos trémulos y respiración entrecortada creyendo que entiendes cuando en realidad sólo escapas. Creyendo que participas cuando sólo complaces. Creyendo ver amistad dónde sólo obtienes esclavitud. Creyendo ganarte la salvación a precio de sufrimiento cuando de lo que se te tiene que salvar es del sufrimiento, precisamente. Eres tú quien elige acariciar la presencia con sonrisas, ante el cálido abrazo de quien alimenta a todos. Ni todo el miedo del mundo ha podido nunca contra él, porque es Él la presencia que te sostiene, y es Él la constante que buscas con tus medios disparatados. Es la suavidad que se respira, el maestro que ve en el error la oportunidad de perfeccionar el arte. El Amor que alimenta. La Sabiduría que nos ayuda a evitar dolor para otros y para nosotros mismos. Nosotros lo elegimos. Y decimos que es Dios quien nos asusta, o que todos estos castigos auto-infligidos son en su honor. ¿Podrían ser el castigo y el sufrimiento una ofrenda digna del Señor del Perdón y la Paz?

Toma el amor como Maestro y te darás cuenta de que el dios en el que creíste alguna vez era solamente una imagen que parecía justificar el inmenso miedo que ya sentías. Dicho esto, quiero decir una cosa más. El aprendizaje es cambio. Aún tomando al Amor como maestro, aprender sigue siendo la responsabilidad del aprendiz. De otra forma no sería aprendiz, ¿cierto? Sigue siendo su responsabilidad cambiar. Sigue siendo nuestra responsabilidad actuar sin miedo. Sacar lo sagrado de los altares y comenzar a vivirlo. Es éste el verdadero respeto que merece todo lo Divino: que se use y se perfeccione, antes que dejar que se olvide y se oxide en la lejanía de un altar que sólo sirve para creer que lo virtuoso está separado de nosotros. Vive sin miedo y comete errores. Perdónate todos los errores que cometas. Inmediatamente. Pero cambia. No te hagas daño. No se lo hagas a los demás. Eres un aprendiz, por lo tanto aprende. Pero cobíjate en el amor. Ofrécele ese manto a todos aquellos compañeros que caminen contigo. Deja que la caricia de este Sol nos toque a todos…

Fuente// Tu luz interior.