Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, DOMINGO, ESPERANZA, EVANGELIO, TERNURA, VIDA

“Venid y lo veréis.”


Evangelio: San Juan 1,35-42
En aquel tiempo, estaba Juan con dos de sus discípulos y, fijándose en Jesús que pasaba, dice: “Éste es el Cordero de Dios.” Los dos discípulos oyeron sus palabras y siguieron a Jesús. Jesús se volvió y, al ver que lo seguían, les pregunta: “¿Qué buscáis?” Ellos le contestaron: “Rabí (que significa Maestro), ¿dónde vives?” Él les dijo: “Venid y lo veréis.” Entonces fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día; serían las cuatro de la tarde.
Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús; encuentra primero a su hermano Simón y le dice: “Hemos encontrado al Mesías (que significa Cristo).” Y lo llevó a Jesús. Jesús se le quedó mirando y le dijo: “Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas (que se traduce Pedro).”
VID VER
Jesús busca refugio y se cuida de las políticas de muerte que se imponen desde el centro de poder y por eso se retira a Galilea, la tierra signada por la marginación llamada comúnmente: la “Galilea de los paganos”. Jesús adelanta su misión, en medio del pueblo pobre de Galilea. Su tarea consiste en restituir la vida de los que la sociedad ha sacado del camino. El mejor signo de que el Reinado de Dios ha llegado a la historia, son los actos de liberación con los que Jesús ratificaba su Palabra.
Es muy paradójico que la fama de Jesús, atraiga a lo más despreciado de aquella sociedad. El relato nos cuenta que eran endemoniados, lunáticos, paralíticos, entre otros, los que venían en busca de una nueva posibilidad para vivir y para experimentar el gozo de ser Hijos de Dios.
Hoy, la Iglesia tiene que preguntarse con sinceridad, hacia que sujetos dirige su misión evangelizadora. Es importante volver al Evangelio y recibir de él, la lección clara y precisa hacia dónde debemos marchar y a que sujetos debemos rescatar. Los pobres no son una moda en el Cristianismo. Tampoco son una respuesta momentánea de una Iglesia que se quiere acomodar a las tendencias modernas. Los pobres son el imperativo de nuestra misión Cristiana.
 Autor: Padre Juan Alarcón Cámara S.J
Anuncios

Autor:

Mi nombre es Maria Dilma. Con este Blog, quiero compartir mis experiencias. Me sirvo de LA PALABRA escrita, por medio de frases cortas y bien pensadas, que surgen del sentimiento más profundo de mi ser. Cada pensamiento será producto del momento y las circunstancias en las que se dan. Soy consciente de que todo mensaje responderá a quién y desde dónde se diga, y esto puede dañar, ensalzar, difamar, informar o desinformar a las personas. Sin embargo, quiero que junt@s "nos conozcamos a nosotros mismos, seamos lo que debemos ser". Aquí encontrarás temas Espirituales en la vida cotidiana y, sobre todo, temas psicológicos. Espero que sea de tu agrado y que Dios -PALABRA VIVIENTE- me ayude a llegar a ti por medio de mis reflexiones y a no perder de vista el fin propuesto. Seas BIENVENIDO/A.