Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, DOMINGO, ESPERANZA, EVANGELIO, VIDA

“Si quieres, puedes limpiarme”


San Marcos 1, 40-45
 En aquel tiempo se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: “Si quieres, puedes limpiarme”. Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó diciendo: “Quiero: queda limpio”. La lepra se le quitó inmediatamente y quedó limpio. El lo despidió, encargándoles severamente: “No se lo digas a nadie; pero para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés. Pero cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes.
curacion-de-un-leproso
El milagro reporta todo el poder del mensaje que Jesús anuncia mientras recorre Galilea: el Reino. La lepra era horrorosa; motivaba la exclusión de quien la padecía. El milagro es sacar a este hombre de su marginación y reincorporarlo, en sentido pleno, a su dignidad de hombre, de persona, de hijo de Dios. A Jesús no le interesa que le sigan multitudes, pues no profundizan el mensaje. El anuncio se mantiene en secreto para quienes están dispuestos a escucharle de verdad. Jesús reconoce la individualidad y dignidad -un acercamiento real-, para desde allí sacar de la marginación que producen el odio, el egoísmo y la xenofobia.
En este evangelio somos invitados al seguimiento personal y profundo de Jesús y su Palabra, superando la exclusión y siendo partícipes del “toque” misericordioso de Dios para con el excluido. El seguimiento de Jesús es auténtico cuando va acompañado de la decidida voluntad de servicio a los demás. El cristiano tiene hoy un rol protagónico en orden a la realización de un mundo solidario, fraterno y justo, donde todo ser humano tenga oportunidades para la realización de una vida plena.
Autor: Padre Juan Alarcón Cámara S.J
Anuncios

Autor:

Mi nombre es Maria Dilma. Con este Blog, quiero compartir mis experiencias. Me sirvo de LA PALABRA escrita, por medio de frases cortas y bien pensadas, que surgen del sentimiento más profundo de mi ser. Cada pensamiento será producto del momento y las circunstancias en las que se dan. Soy consciente de que todo mensaje responderá a quién y desde dónde se diga, y esto puede dañar, ensalzar, difamar, informar o desinformar a las personas. Sin embargo, quiero que junt@s "nos conozcamos a nosotros mismos, seamos lo que debemos ser". Aquí encontrarás temas Espirituales en la vida cotidiana y, sobre todo, temas psicológicos. Espero que sea de tu agrado y que Dios -PALABRA VIVIENTE- me ayude a llegar a ti por medio de mis reflexiones y a no perder de vista el fin propuesto. Seas BIENVENIDO/A.