Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, DOMINGO, ESPERANZA, EVANGELIO

Levántate …


San Marcos 3,1-6
En aquel tiempo, entró Jesús otra vez en la sinagoga, y había allí un hombre con parálisis en un brazo. Estaban al acecho, para ver si curaba en sábado y acusarlo. Jesús le dijo al que tenía la parálisis: “Levántate y ponte ahí en medio.” Y a ellos les preguntó: “¿Qué está permitido en sábado?, ¿hacer lo bueno o lo malo?, ¿salvarle la vida a un hombre o dejarlo morir?” Se quedaron callados. Echando en torno una mirada de ira, y dolido de su obstinación, le dijo al hombre: “Extiende el brazo.” Lo extendió y quedó restablecido. En cuanto salieron de la sinagoga, los fariseos se pusieron a planear con los herodianos el modo de acabar con él.
jesus-cura-al-paralitico800
Jesús actúa con su poder liberador en favor de quien vive atrofiado bajo el dominio de los líderes judíos. Una vez más se enfrenta a éstos y reivindica al ser humano por encima de la ley. Pero al sentir que por causa de Jesús pierden autoridad sobre el pueblo, los fariseos se alían con los poderes políticos de Galilea, encabezados por Herodes Antipas, para acabar con él.
Mientras Jesús liberaba de espíritus inmundos o de enfermedades, lo dejaron actuar sin problemas. Cuando libera de la sumisión a las normas y a sus controladores, éstos deciden acabar con el Liberador.
La libertad es uno de los atributos esenciales con que Dios creó al ser humano. Es uno de los valores que se ha de procurar y defender incluso con la vida. Por cierto, no es un valor absoluto, y debe estar siempre al servicio de la verdad y sobre todo de la vida. Pero la propia historia eclesial tiene demasiados hechos negativos contra la libertad. Y el cristianismo actual tiene también posturas fundamentalistas que se parecen demasiado a la intolerancia que condenamos en otros grupos religiosos, étnicos, culturales o políticos. Jesús ha sido enteramente «el hombre libre» y liberador; incluso respecto de los ideas sacras sobre Dios y su ley, cada vez que degradan u oprimen al ser humano, sobre todo al pequeño y marginado, al tenido por «pecador», y también al que se cree «hijo privilegiado de Abraham», despreciador de sus hermanos. El amor necesita absolutamente de la libertad; y el Padre Dios, así como su Hijo, no quieren saber de otro dominio que no sea el del amor radicalmente libre y gratuito.
Autor: Padre Juan Alarcón Cámara S.J
Anuncios

Autor:

Mi nombre es Maria Dilma. Con este Blog, quiero compartir mis experiencias. Me sirvo de LA PALABRA escrita, por medio de frases cortas y bien pensadas, que surgen del sentimiento más profundo de mi ser. Cada pensamiento será producto del momento y las circunstancias en las que se dan. Soy consciente de que todo mensaje responderá a quién y desde dónde se diga, y esto puede dañar, ensalzar, difamar, informar o desinformar a las personas. Sin embargo, quiero que junt@s "nos conozcamos a nosotros mismos, seamos lo que debemos ser". Aquí encontrarás temas Espirituales en la vida cotidiana y, sobre todo, temas psicológicos. Espero que sea de tu agrado y que Dios -PALABRA VIVIENTE- me ayude a llegar a ti por medio de mis reflexiones y a no perder de vista el fin propuesto. Seas BIENVENIDO/A.