Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, DOMINGO, ESPERANZA, EVANGELIO, VIDA

NÓMADAS EN EL CAMINO DE LA VIDA..


caminoLucas 9,22-25. ¡Cuando la muerte conduce a la Vida! Jesús ha comunicado a los hombres la voluntad salvífica de Dios, pero sólo ha encontrado escepticismo y odio. Un Mesías sufriente… no era lo que Israel esperaba, ni tampoco lo que esperaba Jesús. Y, sin embargo, llegado el momento, «tomará decididamente el camino de Jerusalén». Las circunstancias impondrán este camino, y la salvación pasará por el fracaso y el sufrimiento.¡Todos los días! Cada mañana hay que dar la vida. Cada mañana se presentan ante el hombre los dos caminos que conducen, uno a la nada, el otro a la transfiguración. Cada día hay que entrar en el juego del amor, con una fidelidad incondicional a la voluntad de Dios.
***
Sobre el salmo 1:
¡Dichoso el hombre que camina recto
y no escucha la voz de los que se mofan!
¡Dichoso el hombre que guarda la ley de Dios
y hace en todo su voluntad!
Como árbol plantado en tierra fértil,
producirá el ciento por uno,
y su nombre será bendecido entre sus hermanos.
Cada mañana es una gracia nueva, una invitación de Dios a llegar más lejos en el camino. Y, sin embargo, ¡cuántas mañanas oscuras en las que todo parece volvernos la espalda! En esos momentos el hombre experimenta la tentación de proteger su vida, de ganarla parándose obstinadamente en el pasado. En apariencia, el camino de la mañana parece que conduce a la muerte. Anuncia la cruz que se perfila en el horizonte, y quizá más valdría darse la vuelta. Pero hay que avanzar en la fe y en la esperanza, ya que la gracia del nuevo día es una gracia progresiva y paradójica. «El que quiere salvar su vida la perderá». Nuestra vida no existe sino en las manos de Dios, dentro de una alianza en la que el Señor exige una preferencia absoluta. Sin embargo, los caminos de Dios no son forzosamente nuestros caminos. Dios no revela el futuro, se compromete en él y garantiza que la subida, dura e incierta, desemboca en una vida más plena. Pero esto ocurre en la fe. ¡Camino de cruz! No forzosamente camino constante de sufrimiento, pero sí camino siempre de absoluto y de renovación.
El discípulo no puede detenerse. Siempre está en camino. Marcha resueltamente con Jesús. Y si le viene la tentación de detenerse, sabe muy bien que esa aparente seguridad sólo puede hundirle en la muerte. La vida está siempre en el futuro. Como Dios.
Dios de vida, mañana que renace sin cesar,
no nos dejes ceder a la facilidad del camino de la muerte.
Que con tu Hijo Jesús vayamos decididamente siempre más lejos,
en la esperanza que nunca se desilusiona.
Pues sabemos ya que toda cruz es la señal
de una resurrección inesperada en Jesucristo, tu Amado.
***
Te pedimos por los que pierden su vida acumulando lo inútil:
¡hazles descubrir la gracia de la pobreza!
También te pedimos por los que no tienen nada,
por aquellos a quienes la vida les ha quitado lo necesario:
¡tiende hacia ellos una mano fraterna!
Te pedimos por nosotros mismos:
¡que caminemos sin dudar
y llevemos juntos el yugo de tu amor!
 Marcel Bastin
Anuncios

Autor:

Mi nombre es Maria Dilma. Con este Blog, quiero compartir mis experiencias. Me sirvo de LA PALABRA escrita, por medio de frases cortas y bien pensadas, que surgen del sentimiento más profundo de mi ser. Cada pensamiento será producto del momento y las circunstancias en las que se dan. Soy consciente de que todo mensaje responderá a quién y desde dónde se diga, y esto puede dañar, ensalzar, difamar, informar o desinformar a las personas. Sin embargo, quiero que junt@s "nos conozcamos a nosotros mismos, seamos lo que debemos ser". Aquí encontrarás temas Espirituales en la vida cotidiana y, sobre todo, temas psicológicos. Espero que sea de tu agrado y que Dios -PALABRA VIVIENTE- me ayude a llegar a ti por medio de mis reflexiones y a no perder de vista el fin propuesto. Seas BIENVENIDO/A.