Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, DOMINGO, ESPERANZA, EVANGELIO, VIDA

UNA MIRADA NUEVA…


mirada«Seréis santos, porque yo, el Señor vuestro Dios, soy santo»… «Serás un pueblo consagrado al Señor, como te lo ha prometido». Dios es santo, su santidad es radical, decisiva: es Dios, diferente a cualquiera, trascendente. A esta santidad nos llama. No a unas cuantas virtudes, sino a una recreación total del corazón, de la persona. Jesús dirá: «Vosotros, pues, sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto». Perfección, santidad, son, ante todo, gracia, don, el resultado en nosotros de una Palabra siempre eficaz, semejante a la lluvia que fecunda el suelo. Somos un Pueblo santo, porque los tiempos se han consumado y se nos ha dado a Jesús, signo decisivo del Reino de Dios. Una nueva ley mana de esta nueva identidad, que supera el mínimo legal de los mandamientos y se dirige a la persona en su libre responsabilidad. Ley de perfección que sólo puede comprenderse sobre la base de una «mirada nueva»: «Tuve hambre, ¿me diste de comer?». ¿Me reconociste? Mirada nueva que seleccionará entre los que ven y los que no ven, entre los que piden señales y los que entregan su fe. Ha llegado la hora del Juicio, ya que en Jesús Dios «ha hecho que llegue su Reino». Es urgente convertirnos, es decir, comportarnos como «santos», acoger la gracia.
El perdón es el signo supremo de esta nueva ley. «¡Ponte de acuerdo con tu enemigo!». Y este perdón va unido a la oración: oración apremiante, acto de fe en Dios, oración que pone al hombre a tono con el Reino de Dios y le hace decir desde la fe: «Padre, perdónanos como nosotros perdonamos».Entonces verdaderamente es «santificado», reconocido como santo, el Nombre de Dios.
***
Dios santo, amor que no falla,
mira nuestro egoísmo y nuestra pereza:
¡perdónanos y danos tu Espíritu!
Dios perfecto, misericordia infinita,
mira nuestras divisiones y rencores:
¡sosiéganos y danos tu Espíritu!
Dios vivo, Palabra de fuego en el corazón del hombre,
mira nuestra oración que te implora:
¡santifícanos y danos tu espíritu!
Marcel Bastin
Anuncios

Autor:

Mi nombre es Maria Dilma. Con este Blog, quiero compartir mis experiencias. Me sirvo de LA PALABRA escrita, por medio de frases cortas y bien pensadas, que surgen del sentimiento más profundo de mi ser. Cada pensamiento será producto del momento y las circunstancias en las que se dan. Soy consciente de que todo mensaje responderá a quién y desde dónde se diga, y esto puede dañar, ensalzar, difamar, informar o desinformar a las personas. Sin embargo, quiero que junt@s "nos conozcamos a nosotros mismos, seamos lo que debemos ser". Aquí encontrarás temas Espirituales en la vida cotidiana y, sobre todo, temas psicológicos. Espero que sea de tu agrado y que Dios -PALABRA VIVIENTE- me ayude a llegar a ti por medio de mis reflexiones y a no perder de vista el fin propuesto. Seas BIENVENIDO/A.