Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, DOMINGO, ESPERANZA, EVANGELIO, VIDA

A LA PERFECCIÓN!


perdonMateo 5,43-48. Una vez más, Jesús llega más lejos que los escribas. En el Levítico se lee: «No serás vengativo ni guardarás rencor a tus conciudadanos. Amarás a tu prójimo como a ti mismo» (19,18). No se trataba del odio a los enemigos. Además, este mandamiento no figura en ninguna parte del Antiguo Testamento; más bien parece reflejar el sectarismo de Qumran. Jesús exige algo más que renunciar a la venganza. Pide que el mal sea vencido por el bien. Jesús despliega, pues, un futuro. El hombre que se encierra en el odio desea la eliminación de su enemigo. Si se conmueve ante la bondad que se le testimonia, renunciará quizás al mal y se volverá él mismo bueno. El bien habrá vencido al mal. El perdón abre un espacio de libertad y postula una lógica distinta de la del mal.
***
Sobre el salmo 118:
Dichoso el hombre que camina por el sendero recto:
en la encrucijada de la Alianza
será uno con sus hermanos.
Dichoso aquel que intenta vivir según Dios:
en los días tenebrosos
conocerá la alegría de la luz.
Dichoso el pueblo asiduo a la Palabra:
por los caminos del mundo
levantará un alba de esperanza.
***
«Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto»… Aplicar el Evangelio a la perfección. Pero ¿no puede ser descorazonador? ¿Quién puede llegar a conseguirlo? Sobre todo, cuando imaginamos la perfección de Dios como serenidad impasible, inmovilizada en una eternidad estática sin desviación posible… ¡Qué mal conocemos a Dios! No es que sea como esos dioses de la mitología, que tienen defectos según sea su poder. ¡No! Pero la perfección de Dios es la del amor, y el amor está muy lejos de ser impasible.
Es hermosa la imagen del sol que brilla para todos los hombres sin discriminación. ¡Si Dios tuviera que castigar cada vez a sus «enemigos», ¡menudo lío! ¿Y qué pasa con nosotros? En el fondo de la idea de castigo está la de una justicia del «ojo por ojo y diente por diente». Tal falta será reparada con tal sanción. Dios no es así: no castiga, convierte. No pierde el tiempo en ver lo que pasa, va derecho al corazón.
«Vosotros, pues, sed perfectos…». Y la perfección se concreta en el perdón, que es el don por excelencia. Perdonar es recrear, liberar, creer en el otro, abrirle la posibilidad de una nueva vida. ¿Escuchará cada vez? ¿Todos nuestros enemigos se harán nuestros amigos en la medida de nuestro perdón? Nada es menos cierto; pero lo que se nos pide es que actuemos como Dios.
El futuro es de él: no le cerremos la puerta con nuestra dureza. Además, la historia de Dios con los hombres lo atestigua: cuando el amor es totalmente desarmado, se convierte en lo que verdaderamente desarma. Ahí está una ley nueva, la ley del Reino. Supone una mirada distinta al mundo que sólo se comprende desde la fe. Pero, a este nivel, es la ley más eficaz que jamás se haya imaginado. La ley del Dios vivo.
* **
Dios, que haces que nazca el sol sobre todos los hombres,
bendito seas por tu hijo Jesús,
venido al mundo
como sol de gracia y amor.
A su luz se han levantado los pecadores
aprisionados en las tinieblas de su pasado;
a su calor se han reconciliado los hombres,
ayer aún inmovilizados en la dureza de su corazón.
El mismo, en esa hora en que el sol
se obscureció ante la muerte sobre el Gólgota,
abrió para los hombres un espacio
de vida y renovación,
perdonando a los que le clavaban en la cruz.
En la aurora del nuevo día
le resucitaste,
y desde entonces tu sol brilla sobre nuestra tierra
como fuente de libertad y esperanza.
Con todos los que se sacian de su luz,
Dios, renovación nuestra, te cantamos.
Marcel Bastin
Anuncios

Autor:

Mi nombre es Maria Dilma. Con este Blog, quiero compartir mis experiencias. Me sirvo de LA PALABRA escrita, por medio de frases cortas y bien pensadas, que surgen del sentimiento más profundo de mi ser. Cada pensamiento será producto del momento y las circunstancias en las que se dan. Soy consciente de que todo mensaje responderá a quién y desde dónde se diga, y esto puede dañar, ensalzar, difamar, informar o desinformar a las personas. Sin embargo, quiero que junt@s "nos conozcamos a nosotros mismos, seamos lo que debemos ser". Aquí encontrarás temas Espirituales en la vida cotidiana y, sobre todo, temas psicológicos. Espero que sea de tu agrado y que Dios -PALABRA VIVIENTE- me ayude a llegar a ti por medio de mis reflexiones y a no perder de vista el fin propuesto. Seas BIENVENIDO/A.