Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, DOMINGO, ESPERANZA, EVANGELIO, VIDA

CAMINAR MAS LEJOS!!


«Se los llevó aparte, a una montaña alta» (2.° domingo).
trasfiguracion
Toda la cuaresma es una marcha ascendente. Hay que tomar con decisión el camino de la Pascua, que conduce a la vez hacia el Gólgota y hasta la montaña de la transfiguración. En el Tabor, Jesús habla de su pasión con Moisés y Elias (Lucas). Hoy, con sus discípulos, en la llanura, les dice por el camino: «He aquí que subimos a Jerusalén. El Hijo del Hombre será entregado». Hijo único, será matado por los viñadores, mercenarios codiciosos, que están al acecho de la herencia. La pasión del Señor es el paso obligado hacia la vida y el más allá.
El más allá. No tanto el que se sitúa más allá de la tierra y del tiempo, sino el que puede transfigurar este tiempo y nuestra historia, porque es la escondida presencia de la nueva Pascua. Más allá para los hombres acorralados por el sufrimiento y el desprecio, profetas rechazados y maltratados, porque proclaman la sorprendente palabra de Dios. Jeremías, José y los de todos los tiempos. Son los testigos de una Iglesia pobre y servidora, Iglesia dispuesta a apurar la copa del Hijo del Hombre, que «ha venido para servir y dar su vida por la multitud»; Iglesia despojada de todo medio de dominio, al contrario que los escribas, que no dejan de cargar los hombros de los pobres, para imponérseles mejor. Sí, la preocupación del pobre forma parte integral de la Pascua y de la salvación: en el seno de Abraham, Lázaro es al fin reconocido en su dignidad humana.
Más allá también está la transfiguración. Es para el pecador, a quien Jesús recibe gustoso, hasta el punto de comer con él. La parábola del Padre del hijo pródigo nos revela la fuente divina del perdón sin medida. Dios es misericordia y ternura. Cuando acoge con los brazos abiertos al penitente que se encuentra mal, le resucita, le recrea. El perdón es un acto creador, y estamos invitados a vivir tal creación en relación con nuestros hermanos: «Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso». En el primero y en el último día de esta semana, dos grandes letanías de perdón orientan nuestro corazón hacia ese Dios que «arroja nuestras faltas al fondo del mar», porque siempre «mantiene su alianza y su amor».
Sí, volver a encontrar la blancura inmaculada de la vida y hacer justicia al pobre es todo uno, ya que Cristo nos ha englobado en su resurrección haciéndose pobre entre nosotros.
Marcel Bastin
Anuncios

Autor:

Mi nombre es Maria Dilma. Con este Blog, quiero compartir mis experiencias. Me sirvo de LA PALABRA escrita, por medio de frases cortas y bien pensadas, que surgen del sentimiento más profundo de mi ser. Cada pensamiento será producto del momento y las circunstancias en las que se dan. Soy consciente de que todo mensaje responderá a quién y desde dónde se diga, y esto puede dañar, ensalzar, difamar, informar o desinformar a las personas. Sin embargo, quiero que junt@s "nos conozcamos a nosotros mismos, seamos lo que debemos ser". Aquí encontrarás temas Espirituales en la vida cotidiana y, sobre todo, temas psicológicos. Espero que sea de tu agrado y que Dios -PALABRA VIVIENTE- me ayude a llegar a ti por medio de mis reflexiones y a no perder de vista el fin propuesto. Seas BIENVENIDO/A.