Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, DOMINGO, ESPERANZA, EVANGELIO, VIDA

Domingo de Ramos–ciclo C.


Reflexión al evangelio de S. Lucas 19, 28-40–
1ª parte: Evangelio de la procesión y bendición de las ramas Lc 19, 28-40
En aquel tiempo, Jesús echó a andar delante, subiendo hacia Jerusalén. Al acercarse a Betfagé y Betania, junto al monte llamado de los Olivos, mandó a dos discípulos, diciéndoles: «Id a la aldea de enfrente; al entrar, encontraréis un borrico atado, que nadie ha montado todavía. Desatadlo y traedlo. Y si alguien os pregunta: «¿Por qué lo desatáis?», contestadle: «El Señor lo necesita».
Ellos fueron y lo encontraron como les había dicho. Mientras desataban el borrico, los dueños les preguntaron: «¿Por qué desatáis el borrico?» Ellos contestaron: «El Señor lo necesita.» Se lo llevaron a Jesús, lo aparejaron con sus mantos y le ayudaron a montar.
Según iba avanzando, la gente alfombraba el camino con los mantos. Y, cuando se acercaba ya la bajada del monte de los Olivos, la masa de los discípulos, entusiasmados, se pusieron a alaba¡ a Dios a gritos, por todos los milagros que habían visto, diciendo: «¡Bendito el que viene como rey, en nombre del Señor! Paz en el cielo y gloria en lo alto.»  Palabra del Señor
2ª parte: Evangelio de la pasión del Señor:Lucas 22,14-23,56 (por su extensión no lo ponemos) Palabra del Señor
domingo-de-ramos-2014
Hoy comenzamos los católicos nuestra semana mayor, la Semana Santa.
La Eucaristía hoy, tiene dos partes, la primera en la que bendeciremos las ramas de olivo y en la que recibiremos a Jesús. No podemos quedarnos sólo en la alegría de la procesión y las ramas, porque lo importante es cómo recibimos a Jesús. Muchos lo haremos como  a un líder que nos sacará de nuestros problemas, de nuestras miserias; otros veremos en Él al Hijo de Dios, que con su ejemplo de vida nos animará a vivir trabajando por el Reino de Dios, aunque en muchas ocasiones no seremos comprendidos por los más cercanos a nosotros y, menos aún, por quienes viven alejados de la práctica religiosa.
La segunda parte es el relato de la Pasión. En él acompañaremos a Jesús en sus momentos de soledad y de dolor. Recorreremos el camino del dolor del que sufre en sus carnes la enfermedad, la injusticia, la soledad, el abandono; los que sufren por una sociedad que los margina y los despoja de la dignidad de tener vivienda y trabajo.
Pero, también, deberíamos caer en la cuenta de la confianza plena de Jesús en su Padre, confianza que nosotros también debemos tener. Dios, desde el primer momento, ha escuchado la súplica de su Hijo, igual que escucha la nuestra; no lo deja sólo, tampoco a nosotros. Dios responde a las súplicas de Jesús devolviéndolo a la vida después de la muerte, también nosotros si confiamos resucitaremos con Él.
Seguir a Cristo es cambiar de forma radical nuestra vida, es vivir según la voluntad de Dios, diciendo «Hágase en mi según tu Palabra»
Vivamos esta semana Santa haciendo que sea un encuentro personal con Jesús que nos acercará al Padre. Demos un cambio radical a nuestra forma de vivir, seamos más cercanos, acogedores y solidarios.
Anuncios

Autor:

Mi nombre es Maria Dilma. Con este Blog, quiero compartir mis experiencias. Me sirvo de LA PALABRA escrita, por medio de frases cortas y bien pensadas, que surgen del sentimiento más profundo de mi ser. Cada pensamiento será producto del momento y las circunstancias en las que se dan. Soy consciente de que todo mensaje responderá a quién y desde dónde se diga, y esto puede dañar, ensalzar, difamar, informar o desinformar a las personas. Sin embargo, quiero que junt@s "nos conozcamos a nosotros mismos, seamos lo que debemos ser". Aquí encontrarás temas Espirituales en la vida cotidiana y, sobre todo, temas psicológicos. Espero que sea de tu agrado y que Dios -PALABRA VIVIENTE- me ayude a llegar a ti por medio de mis reflexiones y a no perder de vista el fin propuesto. Seas BIENVENIDO/A.