Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, DOMINGO, ESPERANZA, EVANGELIO, FAMILIA, LIBERTAD, MADRE, MARIA, SANACION, SOLEDAD, TERNURA, TRISTEZA, VIDA

Sábado Santo!!


Acompañemos a María en su soledad
14_gesu_e_deposto_nel_sepolcro
Hoy es Sábado Santo. Tú, Jesús, has muerto. Todo es tristeza, soledad, ausencias, añoranzas.
Tú descansas ya y nosotros, junto a tu Madre, estamos reunidos con ella. Tu Madre se ha quedado sin su Hijo. Le ha visto sufrir tanto. Le ha acompañado en los momentos buenos y malos, y ahora sola. Pero esa soledad de María es como una espera a una transformación, a una resurrección.
Tú has muerto. Pero Jesús, ¿qué es lo que me quieres decir con tu muerte, con esa soledad de tu Madre? Que junto con tu Madre, para resucitar tengo que morir; que junto con tu Madre, para resucitar tengo que llevar al sepulcro toda mi historia. Quiero llevar al sepulcro mi forma de pensar, mi forma de actuar, mi forma de amar, mis muertes, mis rebeldías, mis orgullos, mis faltas de esfuerzo… todo ahí, con tu Madre. Y en esa soledad de tu Madre, en ese amor de Madre resucitaré a una vida distinta, a la alegría, al amor. Hoy estoy con tu Madre acompañándola y estoy con ella transformándome. Tus heridas me han curado, tu muerte me ha curado. Tu Madre me insiste que deje todo ahí: mis gestos, mis detalles… todo. Todo está ahí. El día de la Madre, que siempre ayuda a sus hijos, pero que me enseña la gran lección de la muerte de su Hijo Jesús.
Con ella paso todo el día. Le suplico, le pido que arroje de mí todo y que mi tristeza se convierta en alegría, mi falta de amor en servicio, mi entrega en una fuerza que arrase en comunicar tu mensaje, Jesús. Acompaño a la Madre. Madre de la Soledad, que en tus gestos está marcada la tristeza y el sufrimiento, pero que tu corazón está lleno de amor, de esperanza y de alegría porque sabes que esa muerte de tu Hijo es para gloria y alegría y resurrección de cada uno de nosotros.
Me quedo contigo, Madre mía. Hazme sentir también ese dolor que tú tienes, esa alegría que tú tienes. Acompáñame en esta transformación y ayúdame en este día de soledad, silencio… No hay ruido… El ritmo popular de procesiones se para. Esperamos ansiosos la resurrección y la alegría de tu Hijo… Y con esa alegría y con esa espera, acompañada de ti y no separándome de ti me intentaré poco a poco transformar dejando, hiriendo, depositando en el sepulcro de tu Hijo todo, en el sepulcro de ti, Jesús… ¡todo!
Virgen de la Soledad, quiero acompañarte, quiero sufrir contigo, enséñame a superar todo lo negativo que tú ves, sobre todo esas faltas de amor, esas faltas en que omito y que no percibo que tengo que amar más. Virgen de la Soledad, ayúdame, ayúdame a hacer la transformación con
paz, con silencio, con alegría, besando las heridas de tu Hijo y depositando en cada una de ellas todo mi ser y toda mi historia.
Día de Sábado Santo. Acompañemos a la Madre.
Acompañemos a María en su soledad.
Que así sea.
FRANCISCA SIERRA GÓMEZ
Anuncios

Autor:

Mi nombre es Maria Dilma. Con este Blog, quiero compartir mis experiencias. Me sirvo de LA PALABRA escrita, por medio de frases cortas y bien pensadas, que surgen del sentimiento más profundo de mi ser. Cada pensamiento será producto del momento y las circunstancias en las que se dan. Soy consciente de que todo mensaje responderá a quién y desde dónde se diga, y esto puede dañar, ensalzar, difamar, informar o desinformar a las personas. Sin embargo, quiero que junt@s "nos conozcamos a nosotros mismos, seamos lo que debemos ser". Aquí encontrarás temas Espirituales en la vida cotidiana y, sobre todo, temas psicológicos. Espero que sea de tu agrado y que Dios -PALABRA VIVIENTE- me ayude a llegar a ti por medio de mis reflexiones y a no perder de vista el fin propuesto. Seas BIENVENIDO/A.