Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, DOMINGO, ESPERANZA, EVANGELIO, VIDA

“Vuestra tristeza se convertirá en alegría”


Juan 16, 16-20
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Dentro de poco ya no me veréis, pero poco más tarde me volveréis a ver.” Comentaron entonces algunos discípulos: “¿Qué significa eso de “dentro de poco ya no me veréis, pero poco más tarde me volveréis a ver”, y eso de “me voy con el Padre”?” Y se preguntaban: “¿Qué significa ese “poco”? No entendemos lo que dice.” Comprendió Jesús que querían preguntarle y les dijo: “¿Estáis discutiendo de eso que os he dicho: “Dentro de poco ya no me veréis, pero poco más tarde me volveréis a ver”? Pues sí, os aseguro que lloraréis y os lamentaréis vosotros, mientras el mundo estará alegre; vosotros estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría.”
alegria
Varios contrastes nos llaman la atención: ver-no ver, llorar-alegrarse. Estas situaciones se invertirán “dentro de poco”.
Para los discípulos, el hecho de la partida de Jesús va a ser de momento negativo por la inseguridad, que les origina. A pesar de todo, esta ausencia tiene que darse, porque de ella va a depender la madurez y sobre vivencia de las primeras comunidades. Quedan sorprendidos por las palabras de Jesús, pues no comprenden aún lo que quiere decir “me voy al Padre. Jesús sólo les ha querido decir, a pesar de lo mal que se van a sentir por su ausencia, que su fidelidad en el seguimiento por la Causa del Reino, debe ser una opción libre, que irá madurando gradualmente en un proceso interior y personal.
A todos se nos da un tiempo, no para asustarnos sino para que llenemos la vida de acciones, que enriquezcan nuestra existencia y la siembren de valores perennes. Jesús ha asimilado el valor del tiempo y no le asusta el paso del mismo, aunque se tenga que
enfrentar con la muerte. Sabe que le queda poco y que lo ha llenado todo con las obras y palabras de su Padre. No hay que temer al tiempo ni a sus posibles estragos. Lo que para algunos puede ser un tiempo catastrofico, puede convertirse en el tiempo más hermoso, que nos permita participar en la Resurrección de Jesús. De nosotros depende que el tiempo sea nuestro aliado y hermano. Sólo es necesario cargarlo de contenidos de vida y resurrección.
Casaldáliga decía bellamente:
“Es tarde, / pero es nuestra hora.
Es tarde, / pero es todo el tiempo / que tenemos / para hacer el futuro.
Es tarde, / pero nosotros somos /esa hora tardía.
Es tarde, / pero es madrugada, / si insistimos un poco.”
Anuncios

Autor:

Mi nombre es Maria Dilma. Con este Blog, quiero compartir mis experiencias. Me sirvo de LA PALABRA escrita, por medio de frases cortas y bien pensadas, que surgen del sentimiento más profundo de mi ser. Cada pensamiento será producto del momento y las circunstancias en las que se dan. Soy consciente de que todo mensaje responderá a quién y desde dónde se diga, y esto puede dañar, ensalzar, difamar, informar o desinformar a las personas. Sin embargo, quiero que junt@s "nos conozcamos a nosotros mismos, seamos lo que debemos ser". Aquí encontrarás temas Espirituales en la vida cotidiana y, sobre todo, temas psicológicos. Espero que sea de tu agrado y que Dios -PALABRA VIVIENTE- me ayude a llegar a ti por medio de mis reflexiones y a no perder de vista el fin propuesto. Seas BIENVENIDO/A.