Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, DOMINGO, ESPERANZA, EVANGELIO

Yo he vencido al mundo!


San Juan 16,29-33
En aquel tiempo, dijeron los discípulos a Jesús: “Ahora sí que hablas claro y no usas comparaciones. Ahora vemos que lo sabes todo y no necesitas que te pregunten; por ello creemos que saliste de Dios.” Les contestó Jesús: “¿Ahora creéis? Pues mirad: está para llegar la hora, mejor, ya ha llegado, en que os disperséis cada cual por su lado y a mí me dejéis solo. Pero no estoy solo, porque está conmigo el Padre. Os he hablado de esto, para que encontréis la paz en mí. En el mundo tendréis luchas; pero tened valor: yo he vencido al mundo.”
gesù abbraccio perdono_0
Los discípulos se alegran de la claridad de las palabras de Jesús. Aunque éste les había hablado de un acontecimiento futuro (Se acerca la hora), ligado a la experiencia del Espíritu, ellos se figuran que ya antes de la muerte y la resurrección, antes de recibir el Espíritu, les ha llegado el momento de comprender (Ahora sabemos). Admiran el saber de Jesús, pues piensan que, penetrando sus pensamientos, ha captado la pre­gunta que no llegaron a formular (16,19). Por eso creen que procede de Dios. Su fe se apoya en esa ciencia que le atribuyen, considerándolo un maestro excepcional.
Jesús se muestra escéptico ante semejante motivación. La fe verdadera consiste sobre todo en darle la adhesión a Él levantado en la cruz (19,35), como manifestación suprema del amor de Dios (3,16) y de su fuerza salvadora (3,14s).
Jesús conoce a los suyos mejor de lo que se conocen ellos mismos. La inadecuación de la fe de los discípulos se va a mostrar cuando se en­frenten con la realidad de su muerte en cruz. Evoca Jesús la imagen del re­baño disperso: ante su detención y condena, que van a destruir toda es­peranza de triunfo terreno, todos ellos desertarán.
Este versículo termina el desarrollo sobre la persecución de los discípulos por parte del mundo, co­menzado en 15,18. Comprendiendo lo dura que va a ser para ellos su marcha y el formidable enemigo con el que habrán de enfrentarse, Jesús quiere tranquilizar a los suyos (cf. 14,1.27). Será la unión con Él la que les asegure la paz que les deseaba como despedida (14,27). Esta paz va a estar cercada por la presión del orden injusto en medio del cual se encuentran (12,25; 13,1). La persecu­ción será inevitable (tendréis apreturas), pero no será señal de derrota. La victoria del mundo sobre Jesús va a ser sólo aparente, porque Él ha vencido el odio con el amor y vive para siempre. Lo mismo, cada vez que el mundo crea vencer, confirmará su fracaso.
Anuncios

Autor:

Mi nombre es Maria Dilma. Con este Blog, quiero compartir mis experiencias. Me sirvo de LA PALABRA escrita, por medio de frases cortas y bien pensadas, que surgen del sentimiento más profundo de mi ser. Cada pensamiento será producto del momento y las circunstancias en las que se dan. Soy consciente de que todo mensaje responderá a quién y desde dónde se diga, y esto puede dañar, ensalzar, difamar, informar o desinformar a las personas. Sin embargo, quiero que junt@s "nos conozcamos a nosotros mismos, seamos lo que debemos ser". Aquí encontrarás temas Espirituales en la vida cotidiana y, sobre todo, temas psicológicos. Espero que sea de tu agrado y que Dios -PALABRA VIVIENTE- me ayude a llegar a ti por medio de mis reflexiones y a no perder de vista el fin propuesto. Seas BIENVENIDO/A.