Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, DOMINGO, ESPERANZA, EVANGELIO, TERNURA, VIDA

“No cometerás adulterio”


San Mateo 5, 27-32

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Habéis oído el mandamiento “no cometerás adulterio”. Pues yo os digo: El que mira a una mujer casada deseándola, ya ha sido adúltero con ella en su interior.

Si tu ojo derecho te hace caer, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en el infierno.

Si tu mano derecha te hace caer, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero al infierno.

Está mandado: “El que se divorcie de su mujer, excepto en caso de impureza, la induce al adulterio, y el que se case con la divorciada comete adulterio.”

Jesus_Tells_who_are_Blessed-Matthew_5_1_-_16a

En tiempos de Jesús, y como herencia de una larga tradición no sólo israelita sino de todo el Medio Oriente, la mujer ocupaba un lugar muy menoscabado en la sociedad; tan mensocabado, que ella pasaba a ser una posesión más, junto con el buey, el asno y el patrimonio que tuviera el hombre. Su papel familiar se definía en función del sometimiento al marido y el cuidado de los hijos, y estaba muy lejos de llegar a ocupar lugares importantes en la sociedad. Era tal su posición desmedrada, que era derecho del marido divorciarse de ella sólo por medio de un acta, y cualquier argumento era válido para hacerlo.

Con Jesús, el adulterio viene a ser ya no una cuestión meramente formal, sino vivencial; y no será la mujer la destinataria exclusiva de semejante carga, sino que también el hombre participa activamente de ella. Jesús llama a sus discípulos a vivir en coherencia con el mandamiento del amor, el cual exige fidelidad y respeto por la persona del otro.

Jesús no escatima tiempo para dejar bien claro cuál ha de ser la actitud del discípulo ante el tema del adulterio, que va muy de la mano con el doble mandamiento del amor..

Autor: Padre Juan Alarcón Cámara S.J  

Anuncios

Autor:

Mi nombre es Maria Dilma. Con este Blog, quiero compartir mis experiencias. Me sirvo de LA PALABRA escrita, por medio de frases cortas y bien pensadas, que surgen del sentimiento más profundo de mi ser. Cada pensamiento será producto del momento y las circunstancias en las que se dan. Soy consciente de que todo mensaje responderá a quién y desde dónde se diga, y esto puede dañar, ensalzar, difamar, informar o desinformar a las personas. Sin embargo, quiero que junt@s "nos conozcamos a nosotros mismos, seamos lo que debemos ser". Aquí encontrarás temas Espirituales en la vida cotidiana y, sobre todo, temas psicológicos. Espero que sea de tu agrado y que Dios -PALABRA VIVIENTE- me ayude a llegar a ti por medio de mis reflexiones y a no perder de vista el fin propuesto. Seas BIENVENIDO/A.