Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, DOMINGO, ESPERANZA, EVANGELIO, TERNURA, TRISTEZA, VIDA

El que tenga oídos, que oiga.


Mateo 13, 36-43

En aquel tiempo, Jesús dejó a la gente y se fue a casa. Los discípulos se le acercaron a decirle: “Acláranos la parábola de la cizaña en el campo”. El les contestó: “El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del Reino; la cizaña son los partidarios del Maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores los ángeles. Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema, así será al fin del tiempo: el Hijo del hombre enviará a sus ángeles, y arrancarán de su Reino a todos los corruptores y malvados y los arrojarán al horno encendido; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga”.

7367421-chica-sentada-en-la-orilla-del-rio

Mateo nos presenta el juicio final como una lucha entre la justicia y la maldad. Las personas que han optado por convertir este mundo en escenario de muerte, violencia y ambición están irremediablemente condenadas a vivir el futuro de su propia elección. Una existencia dedicada al lucro, a la acumulación y al despojo no tiene otro fin que la muerte. Pero, para aquellos que han elegido la justicia se abre el camino de la vida. Ellos son la semilla del reino que hace fructífero el campo invadido de la estéril cizaña. A los enviados del Señor, los ángeles, les corresponde manifestar todos los modos como los malvados encubren sus acciones haciéndolas aparecer como neutrales e inofensivas.

Mateo interpreta la parábola de modo histórico y no como un mito. Para el evangelista, el destino del ser humano se resuelve en nuestra tierra. El ser humano debe decidir entre los proyectos que conducen a la vida plena y desechar aquellos que inevitablemente conducen a la destrucción. Sin embargo, la elección no es fácil, porque los proyectos humanos que conducen a la muerte no ponen en evidencia su perversidad desde el comienzo, sino que se presentan con la misma apariencia de las buenas semillas. Pero, al final el fruto los diferencia. Corresponde al «pueblo de Dios» poner en evidencia la cizaña de nuestro mundo y desenmascarar a todos aquellos lobos que se recubren con piel de oveja para devorar a los más débiles. Nosotros somos los mensajeros a ángeles enviados para denunciar la mala hierba y favorecer la semilla fértil y provechosa de la vida.

Autor: Padre Juan Alarcón Cámara S.J

Anuncios

Autor:

Mi nombre es Maria Dilma. Con este Blog, quiero compartir mis experiencias. Me sirvo de LA PALABRA escrita, por medio de frases cortas y bien pensadas, que surgen del sentimiento más profundo de mi ser. Cada pensamiento será producto del momento y las circunstancias en las que se dan. Soy consciente de que todo mensaje responderá a quién y desde dónde se diga, y esto puede dañar, ensalzar, difamar, informar o desinformar a las personas. Sin embargo, quiero que junt@s "nos conozcamos a nosotros mismos, seamos lo que debemos ser". Aquí encontrarás temas Espirituales en la vida cotidiana y, sobre todo, temas psicológicos. Espero que sea de tu agrado y que Dios -PALABRA VIVIENTE- me ayude a llegar a ti por medio de mis reflexiones y a no perder de vista el fin propuesto. Seas BIENVENIDO/A.