Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, DOMINGO, ESPERANZA, EVANGELIO, LIBERTAD, PERDON, TERNURA, TRISTEZA, VIDA

Ser agradecidos!!


“Uno de ellos, al verse curado, se volvió glorificando a Dios a gritos, y se fue a postrarse a sus pies dándole gracias. Era samaritano. Ante lo cual dijo Jesús: «¿No son diez los que han quedado limpios? Los otros nueve ¿dónde están? ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios sino sólo este extranjero?”»” (Lc 17, 15-18)

curacion-de-un-leproso

Jesús era muy humano, tenía sentimientos, y echó en falta el agradecimiento en aquellos otros nueve leprosos a los que había curado. No por Él, sino por ellos. Y Jesús sigue vivo, también como Hombre. Es de bien nacidos el ser agradecidos. ¡Y nosotros tenemos que agradecer a Dios tantas cosas: la vida, la salud, el ser cristianos, la paz social, los alimentos,…!

Tenemos que acostumbrarnos a dar las gracias, de verdad, a Dios y a los demás. Es reconocer lo que hacen por nosotros, y que sin ellos no seríamos lo que somos. Una buena parte de nuestra oración ha de ir por este derrotero. La oración se teje con cuatro hilos, que cada vez se van haciendo más fuertes: adorar alabando, dar gracias, pedir perdón, y pedir por personas y por necesidades. Dios está dispuesto a darnos lo que necesitemos, pero, de algún modo, se siente más movido a concedernos lo que le pedimos cuando le hemos dado las gracias por lo que ya nos ha concedido. Así, al menos, sucede con los hombres.

No es cuestión de táctica para conseguir algo o de buena educación, ha de ser en nosotros una actitud de profunda humildad, de reconocimiento a quien nos hace un favor, aunque por su trabajo debiera de hacerlo. Dar las gracias es una forma de demostrar nuestro amor. Y por otro lado, es un modo de hacer oración que oxigena el espíritu.

Hoy, Señor, te damos gracias, por la vida, la tierra y el sol. Hoy queremos cantar las grandezas de tu amor. Gracias, Jesús, porque quisiste venir a compartir nuestro mundo para curarnos del pecado, porque te entregaste por cada uno de nosotros como si fuéramos el único amado.

Gracias, Espíritu Santo, porque no cesas de santificarnos, ni te cansas de llamarnos a una vida nueva. Gracias, Padre, por las personas que has puesto a nuestro lado y nos han ayudado. Concédeles reconocer tu ayuda y otórgales la actitud de ser agradecidos.

Jesús Martínez García

Anuncios

Autor:

Mi nombre es Maria Dilma. Con este Blog, quiero compartir mis experiencias. Me sirvo de LA PALABRA escrita, por medio de frases cortas y bien pensadas, que surgen del sentimiento más profundo de mi ser. Cada pensamiento será producto del momento y las circunstancias en las que se dan. Soy consciente de que todo mensaje responderá a quién y desde dónde se diga, y esto puede dañar, ensalzar, difamar, informar o desinformar a las personas. Sin embargo, quiero que junt@s "nos conozcamos a nosotros mismos, seamos lo que debemos ser". Aquí encontrarás temas Espirituales en la vida cotidiana y, sobre todo, temas psicológicos. Espero que sea de tu agrado y que Dios -PALABRA VIVIENTE- me ayude a llegar a ti por medio de mis reflexiones y a no perder de vista el fin propuesto. Seas BIENVENIDO/A.