Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, DOMINGO, ESPERANZA, EVANGELIO, TERNURA, TRISTEZA, VIDA

SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO.


Por aquel tiempo, Juan Bautista se presentó en el desierto de Judea, predicando: – «Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos.» Éste es el que anunció el profeta Isaías, diciendo: «Una voz grita en el desierto: “Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos.” 

 Juan llevaba un vestido de piel de camello, con una correa de cuero a la cintura, y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre.  

Y acudía a él toda la gente de Jerusalén, de Judea y del valle del Jordán; confesaban sus pecados; y él los bautizaba en el Jordán.   Al ver que muchos fariseos y saduceos venían a que los bautizara, les dijo:   – «¡Camada de víboras!, ¿quién os ha enseñado a escapar del castigo inminente?  

Dad el fruto que pide la conversión. Y no os hagáis ilusiones, pensando:  “Abraham es nuestro padre”, pues os digo que Dios es capaz de sacar hijos de Abraham de estas piedras.  Ya toca el hacha la base de los árboles, y el árbol que no da buen fruto será talado y echado al fuego. 

Yo os bautizo con agua para que os convirtáis; pero el que viene detrás de mí puede más que yo, y no merezco ni llevarle las sandalias.   Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego. Él tiene el bieldo en la mano:  aventará su parva, reunirá su trigo en el granero y quemará la paja en una hoguera que no se apaga.»     Mt. 3, 1 – 12 

adviento-imagen

CUENTO: PREPARARNOS PARA EL ENCUENTRO CON DIOS   

Era un crudo día de invierno en que llovía torrencialmente. Una pobre mujer llegó a un pueblo e iba de casa en casa pidiendo limosna. Sus vestidos eran viejos pero muy limpios y llevaba en su cabeza un pañuelo, por lo que el viento y la lluvia no permitían ver casi su rostro. En la mano derecha sujetaba un viejo bastón y en su brazo izquierdo una cesta.  La pobre mujer pedía algo para comer. Algunos le dieron panes duros, otros le dieron una miserable moneda, otros no le dieron nada. Un solo vecino, de los menos acomodados del pueblo, la hizo entrar en su casa y le dijo que se acercara al fogón para secar un poco su ropa.

Su mujer, que acababa de hacer un rico pastel, le dio un buen pedazo a la pobre mendiga. Al día siguiente, todas las personas a cuya puerta había llamado la mendiga, fueron invitados a cenar en el castillo de un señor muy rico que vivía en el pueblo.  Nadie esperaba este honor y quedaron todos muy sorprendidos. 

Cuando entraron en el comedor, vieron dos mesas, una llena de exquisitos manjares y otra mucho más grande, en uno de cuyos platos sólo había un trozo de pan duro, en otro una pequeña moneda y la mayoría estaban completamente vacíos.   Entonces apareció la dama del castillo, indicándole a sus invitados que tomaran asiento en la mesa más grande. Sólo un matrimonio fue invitado a que se sentaran junto a ella en la mesa llena de manjares.

Y les dijo: “Aquella desgraciada mendiga que se presentó ayer a vuestra puerta, fui yo; pensando en los tiempos difíciles que vive tanta gente, he querido poner a prueba vuestra generosidad.  Estas dos buenas personas que veis vosotros aquí a mi lado, me permitieron entrar en su casa y me atendieron lo mejor que pudieron, me ofrecieron secar mi ropa en su fogón y me dieron de comer. 

Por eso ellos son mis invitados de honor, y además les daré una pensión para el resto de sus días.  En cuanto a vosotros, comed lo que me disteis de limosna y que encontraréis en esos platos. Para que la próxima vez estéis más atentos a quienes os pidan ayudan”.       

ENSEÑANZA PARA LA VIDA:     En nuestro caminar por el Adviento, aparte de la Virgen María, en este día de la fiesta de su Inmaculada Concepción que en España sustituye a la celebración de este segundo domingo de Adviento, surge hoy ante nosotros la figura y la personalidad de un hombre excepcional, que le tocó llevar a cabo una misión extraordinaria: la de preparar y allanar la llegada de Jesucristo. Esta figura no es otra que Juan el Bautista.

Nos impresiona su vida, su austeridad, su entusiasmo en proclamar la Palabra de Dios y en llamar a la conversión en una sociedad que se había alejado de Dios y de su Alianza.

Una voz en el desierto clama y proclama que el camino que lleva a Dios pasa por un cambio radical de vida, de actitudes, de comportamientos.  Un hombre de cuerpo entero, un hombre inquebrantable en sus ideales y en sus utopías. Un profeta de la santidad y de la esperanza.   

Un testigo auténtico de la llegada del Reino de Dios. Un modelo de cómo prepararnos bien a la Navidad y cómo vivir este Adviento como tiempo de conversión. Una figura referencial de cómo vivir la fe en esta sociedad nuestra materialista que ya no hace caso a los profetas que dicen verdades, sino a los iconos mediáticos que venden mentiras, imagen y falsedades.

¿Cómo ser testigo de Cristo en este mundo nuestro, que se asemeja al desierto de Juan el Bautista, un mundo sordo, no sólo a la presencia de Dios, sino también al clamor de los pobres y necesitados y excluidos de nuestra sociedad? ¿Cómo hablar de Cristo sin que suene a pasado, a cosa sabida, a rancio lenguaje? ¿Cómo compaginar anuncio, cercanía, alegría, amor, acogida, comprensión, con denuncia, profetismo, incomodidad, verdad, exigencia? No es fácil anunciar y denunciar. No podemos quedarnos en un anuncia fácil, al modelo de los anuncios de TV, mostrando un cristianismo acomodaticio, sincrético, para todos.

Tampoco es bueno ni evangélico presentar la fe como algo duro, doloroso, frío, exigente y poco humano. En compaginar las dos cosas está la clave de un testimonio  coherente, alegre y humano en nuestro mundo actual. La voz tronante de Juan Bautista y la ternura compasiva y acogedora de Isaías y la Virgen María. Más que nunca se necesitan voces que griten en el desierto por los que no tienen voz. Voces que clamen justicia, solidaridad, igualdad, tolerancia, acogida, perdón, esperanza. En este mundo frío, voces que traigan calor humano del corazón a tanta soledad y vacío. Voces que no se cansen de gritar y tampoco de susurrar dulcemente al oído palabras de consuelo y de ánimo. Voces que se unan al enorme coro humano de voces que piden la condonación de la deuda externa, la supresión de tantas vallas y barreras a inmigrantes, la abolición de la pena de muerte, el fin de las guerras, la ayuda urgente a los países pobres, el respeto a la vida humana en cualquiera de sus estadios, la defensa de los derechos humanos y del medio ambiente.

No, no está pasado de moda Juan el Bautista, aunque su voz parezca perderse entre tanto ruido y tantas luces, entre tanto barullo y megafonía de los mercaderes del consumo que reclaman nuestra atención.  Siempre habrá personas que afinen los oídos y escuchen este mensaje revolucionario del amor encarnado de la Navidad.

Eso será preparar bien el camino del Señor y allanar los senderos. Sigamos gritando, pero con nuestra propia vida y ejemplo, que el Señor viene, que está cerca, que nos ama, que quiere un mundo de hermanos. Y si no nos oye nadie, como dice el cuento de hoy, al menos que no nos cambien a nosotros y no nos hagan desistir de nuestros ideales. Pongámonos en camino, como el hombre del cuento, bien atentos a la presencia de Dios, sin despistarnos, no nos vaya a pasar como a él le pasó, que nos llevemos la sorpresa de que el Señor estaba muy cerca, disfrazado de cualquier persona necesitada que nos encontremos en el camino la vida ¡FELIZ SEMANA Y QUE TODOS LOS CAMINOS DE NUESTRA VIDA SEAN CAMINOS DE AMOR Y DE ESPERANZA POR DONDE PUEDA LLEGAR EL SEÑOR!

Padre Diego Millan García

Anuncios

Autor:

Mi nombre es Maria Dilma. Con este Blog, quiero compartir mis experiencias. Me sirvo de LA PALABRA escrita, por medio de frases cortas y bien pensadas, que surgen del sentimiento más profundo de mi ser. Cada pensamiento será producto del momento y las circunstancias en las que se dan. Soy consciente de que todo mensaje responderá a quién y desde dónde se diga, y esto puede dañar, ensalzar, difamar, informar o desinformar a las personas. Sin embargo, quiero que junt@s "nos conozcamos a nosotros mismos, seamos lo que debemos ser". Aquí encontrarás temas Espirituales en la vida cotidiana y, sobre todo, temas psicológicos. Espero que sea de tu agrado y que Dios -PALABRA VIVIENTE- me ayude a llegar a ti por medio de mis reflexiones y a no perder de vista el fin propuesto. Seas BIENVENIDO/A.