Publicado en AMOR, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, ESPERANZA, EVANGELIO, FAMILIA, LIBERTAD, Navidad, SANACION, TERNURA, TRISTEZA, VIDA

28 de diciembre FIESTA DE LOS SANTOS INOCENTES


SOLIDARIO DE LOS EXILIADOS

1 Juan 1,5—2,2. El escrito se propone restablecer la comunión plena de la Iglesia, maltrecha por la herejía gnóstica. Para conseguir este objetivo, Juan se propone, según sus propias palabras, «desvelar» el mensaje de Cristo, no porque lo desconozcan los destinatarios de la carta, sino porque deben ahondar cada vez más en sus exigencias. ¿Qué hay que hacer para estar en comunión con Dios? Caminar en la luz (1,5—2,2) y guardar el mandamiento del amor (2,3-11).

santosinocentes_28diciembre

Así pues, hay en el punto de partida una exigencia fundamental de verdad; de una verdad, por lo demás, siempre por hacer. Hay que empezar por denunciar las ilusiones alimentadas por los gnósticos, los cuales dicen estar sin pecado y en comunión con Dios. El autor apuntaba probablemente a la pretensión de los herejes de vivir una moral superior que, de hecho, no era más que una especie de amoralismo sin pecado. Se sabe, en efecto, que despreciaban la «carne», no la licencia sexual, ante la que cerraban los ojos, sino simplemente lo cotidiano de la vida, empezando por el amor fraterno.

A esta actitud catastrófica, puesto que negaba la verdad, opone Juan el auténtico comportamiento cristiano, que consiste en una conversión constantemente renovada, que se expresa en la confesión de los pecados. Quien actúa de este modo obra la verdad en sí mismo: camina en la luz y realiza la comunión con Dios. Mejor aún: está sin pecado, pues el creyente es salvado por Cristo.

El salmo 123 está catalogado entre los cánticos de subida. En realidad, es un pequeño salmo de acción de gracias que, con imágenes muy realistas, menciona los diversos peligros de los que se han visto libres los fieles.

Mateo 2,13-18. ¿Es simbólica esa matanza de niños en Belén ¡Sin duda alguna! Pero con tal de que se recuerde que el símbolo siempre tiene sus raíces en la realidad humana, que en este caso es el sufrimiento y el clamor de los hombres que mueren de hambre, el amargo llanto de las columnas de exiliados y el silencio de los prisioneros aterrorizados. Es Raquel, que solloza porque el Asirio deporta a sus mejores hijos a tierra extranjera; es Jacob-Israel, que conduce hacia Egipto sus rebaños diezmados por el hambre.

¿Qué respuesta da Yahveh a esos lamentos? «Reprime tus sollozos, enjuga tus lágrimas, Raquel. Hay una esperanza para tu descendencia» (Jr 31,16). En efecto, de Egipto sube ya un niño. ¿Será Israel que escapó de la cólera del Faraón y se dispone a atravesar el mar de los Juncos? ¿Será la joven Iglesia purificada en el agua del bautismo y el baño de las persecuciones? ¡Reprime tus sollozos, Raquel, porque Dios ha salvado un resto! «De Egipto llamé a mi hijo». Al grito de los hombres responde Dios enviando a su Hijo. Se llama Jesús, «Dios-salva».

***

Apenas ha nacido, y ya conoce el exilio. Hoy, en los campos de refugiados, crecen niños sin saber siquiera lo que significa la expresión «mi casa». Otros, en familias de nuestro entorno, han tenido que ser adoptados para poder llamar a alguien «papá» y «mamá». La lista de los pequeños exiliados es larga. Jesús fue uno de ellos.

No podemos olvidar que la historia del pueblo de Dios empezó en una especie de campo de concentración: en ese Egipto en el que la Biblia ve el símbolo de toda esclavitud. La historia del pueblo de Dios adquiere forma cuando un libertador toma conciencia de la miseria de sus hermanos y les conduce a través del desierto, en un largo Éxodo. Sí, la historia de Dios se escribe con una paciencia inmensa y una atención renovada día a día. Tenemos toda la razón del mundo para denunciar a todos los Herodes, la violencia y el terrorismo de nuestro tiempo; pero ¿sabemos de veras la violencia interior que supone una paz que nos permite convivir en nuestra propia casa con el llanto de los oprimidos y el exilio de los extranjeros?

La fe es una continua desinstalación. ¿Os habéis fijado cómo actúa el Ángel de Dios con José? No le desvela el futuro, sino que le ordena sobre la marcha: «¡Huye!», «¡Vuelve!», «¡Ve a Nazaret!». A cada día le basta su afán. Es una especie de exilio lejos de las certezas y los planes tranquilizadores. La fe consiste en un perpetuo éxodo. Estar en las manos de Dios como en un desierto.

Aprender a vivir en comunión con Jesucristo, solidario de los exiliados y los extranjeros. Conocer el incesante peregrinar de una Iglesia que no tiene en este mundo ciudad permanente. Levantarse cada dos por tres, a mitad de la noche, porque se ha escuchado un grito: el grito de los inocentes, el grito del Inocente que carga con el pecado del mundo en un interminable vía crucis.

* * *

No hay nada tan penoso como un niño maltratado:

No permitas, Señor,

que sigamos haciéndonos los distraídos.

Abre nuestros corazones a lo que aún nos resulta ajeno,

pues tu Hijo supo tomar sobre sí

el rostro del niño rechazado.

Acaba con nuestra cómoda instalación,

pues únicamente en tu Reino

tenemos ciudad permanente

por los siglos de los siglos.

* * *

Por los padres que esperan la llegada de un hijo

y por los que padecen la prueba de la soledad,

te rogamos, Emmanuel, Dios con nosotros.

Por los exiliados en tierras lejanas

y por los que conocen la paz de un hogar,

te rogamos, oh Dios que nos llamas a la unidad.

Por los que despiertan a la aventura de un nuevo día

y por los que se encierran en sus nostalgias,

te pedimos, oh Dios, Sol naciente.

Marcel Bastin//DIOS CADA DÍA

Anuncios

Autor:

Mi nombre es Maria Dilma. Con este Blog, quiero compartir mis experiencias. Me sirvo de LA PALABRA escrita, por medio de frases cortas y bien pensadas, que surgen del sentimiento más profundo de mi ser. Cada pensamiento será producto del momento y las circunstancias en las que se dan. Soy consciente de que todo mensaje responderá a quién y desde dónde se diga, y esto puede dañar, ensalzar, difamar, informar o desinformar a las personas. Sin embargo, quiero que junt@s "nos conozcamos a nosotros mismos, seamos lo que debemos ser". Aquí encontrarás temas Espirituales en la vida cotidiana y, sobre todo, temas psicológicos. Espero que sea de tu agrado y que Dios -PALABRA VIVIENTE- me ayude a llegar a ti por medio de mis reflexiones y a no perder de vista el fin propuesto. Seas BIENVENIDO/A.