Publicado en AMOR, Comunicación, CORAZÓN, DIOS, ESPERANZA, EVANGELIO, LIBERTAD, MARIA, Navidad, TERNURA, VIDA

30 de diciembre – EL MUNDO VIEJO HA PASADO-


1 Juan 2,12-17. Hemos visto que a los gnósticos les gustaba llamarse a sí mismos «sin pecado», porque predicaban una moral supuestamente superior; Juan ya les ha condenado cuando escribe: «Si decimos que no hemos pecado, le hacemos [a Dios] mentiroso» (1,10). Ahora se dirige a los fieles con estas palabras: «Habéis vencido al Maligno».

ba79a6c3550376afb303e6e7708c69fa

De nuevo, se trata de reconfortar a los verdaderos creyentes. Estos están en la verdad; los demás, en el error. Al guardar la fe de la Iglesia, los creyentes acogen la obra de Dios en ellos; al dar su confianza a Cristo, se proporcionan un «abogado» ante el Padre. Ellos son, pues, y no los herejes, los que poseen la vida. ¡Que perseveren, a pesar de las fuerzas diabólicas que socavan la comunidad!

Salmo 95: cfr. el 29 de diciembre.

Lucas 2,36-40. «Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser»… En Israel, los nombres dicen mucho; dicen el destino de los hombres y revelan la historia del mundo.

Ana, «Dios-es-favorable». Dios acampó en medio de su pueblo; colocó a Israel sobre sus rodillas y lo mimó. Dios está lleno de gracia para el hombre; lo está para este Hijo de hombre que entra hoy en su templo y sobre el cual hace descender su favor.

Fanuel, «Dios-es-luz». ¡Alégrate, pueblo de Dios! Hoy ha brillado su luz sobre ti. Una estrella ha ascendido en el cielo nuevo y han cantado los ángeles: «¡Paz en la tierra a los hombres que Dios ama!». ¡Pueblo de Dios, alégrate! Una anciana ha hablado del niño a todos los que esperaban la liberación de Jerusalén. Todos la escuchan: ¿no es hija de la tribu de la «Felicidad»?

¡El mundo viejo ha pasado! El mundo, con sus deseos, está desapareciendo. Ana, la anciana profetisa, con ochenta y cuatro años a sus espaldas, debía de saberlo bien… ¡Sin duda, se ha acabado el tiempo de los deseos…!

¡Pues no! A Ana la sostenía un gran deseo: ¡servir a Dios, ver amanecer, por fin, el Día de Dios! Hija del Dios-luz, no podía dejar que se apagara en ella la lámpara del corazón antes de haber visto con sus propios ojos la luz de lo alto.

Hablaba del niño a todos los que encontraba. Se diría que había empezado a vivir una nueva vida… Y así es, porque, si el mundo viejo ha pasado, ¡ha nacido ya un mundo nuevo! Ha nacido aquí abajo, nimbado con la claridad de lo alto, pues es el mundo de Jesucristo, venido en nuestra carne. En él, la carne y sus deseos han recibido un sentido, una vida nueva.

¡Pero el mundo (viejo) no comprende nada!

«Lo que hay en el mundo, dice el apóstol san Juan, no procede del Padre»… Deseos egoístas, codicia de los ojos, soberbia del dinero. No es una condena de la vida, sino una orientación nueva de la creación, desorientada por el pecado. «Vosotros, hijos míos, habéis vencido al Maligno…»

Entonces, ¡que vuestros deseos egoístas se transformen en ardiente deseo de solidaridad y de paz; que vuestra mirada se haga contemplación del rostro de Dios en el rostro de todo hombre; que la riqueza sea en vuestras manos manantial de inesperada felicidad para los que nada tienen! Porque la palabra de Dios en nuestro corazón es llamamiento a una vida nueva, a una juventud en la que renacerá el mundo. ¿Quién no querría pasarse la vida guiado por semejante deseo?

***

En ti, Señor, no hay tinieblas;

quien te contempla queda envuelto por tu luz.

Tú eres la vida

y el manantial de toda transparencia.

Enséñanos a verte tal como eres

y báñanos en la claridad de tu gracia:

entonces viviremos en comunión contigo

y en el deseo de amarnos unos a otros

en este mundo nuevo que tú has creado

para que perdure por los siglos de los siglos.

Marcel Bastin// DIOS CADA DÍA

Anuncios

Autor:

Mi nombre es Maria Dilma. Con este Blog, quiero compartir mis experiencias. Me sirvo de LA PALABRA escrita, por medio de frases cortas y bien pensadas, que surgen del sentimiento más profundo de mi ser. Cada pensamiento será producto del momento y las circunstancias en las que se dan. Soy consciente de que todo mensaje responderá a quién y desde dónde se diga, y esto puede dañar, ensalzar, difamar, informar o desinformar a las personas. Sin embargo, quiero que junt@s "nos conozcamos a nosotros mismos, seamos lo que debemos ser". Aquí encontrarás temas Espirituales en la vida cotidiana y, sobre todo, temas psicológicos. Espero que sea de tu agrado y que Dios -PALABRA VIVIENTE- me ayude a llegar a ti por medio de mis reflexiones y a no perder de vista el fin propuesto. Seas BIENVENIDO/A.