Publicado en AMOR, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, ESPERANZA, EVANGELIO, SANACION, TERNURA, TRISTEZA, VIDA

3º Domingo de Pascua ¡Quédate con nosotros!


Estamos en pleno tiempo de Pascua y hoy se nos ofrece un pasaje evangélico en el que dos discípulos, decepcionados porque depositan su confianza en el Señor, reconocen a Jesús y le reconocen en el gesto de bendecir y partir el pan. Estos discípulos, que están tristes, preocupados y muy decepcionados por lo que le ha pasado a Jesús, al reconocerlo se llenan de asombro y de alegría. Es un texto bellísimo que no [nos] podemos dejar de llenarnos de él y de apreciar todos los detalles. Escuchemos con cariño el texto de san Lucas, capítulo 24, versículo 13-35:

Aquel mismo día, dos de ellos iban caminando a una aldea llamada Emaús, distante de Jerusalén unos sesenta estadios; iban conversando entre ellos de todo lo que había sucedido.

Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo. Él les dijo: “¿Qué conversación es esa que traéis mientras vais de camino?”.

Ellos se detuvieron con aire entristecido. Y uno de ellos, que se llamaba Cleofás, le respondió: “¿Eres tú el único forastero en Jerusalén que no sabes lo que ha pasado allí estos días?”. Él les dijo: “¿Qué?”. Ellos le contestaron: “Lo de Jesús el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y palabras, ante Dios y ante todo el pueblo; cómo lo entregaron los sumos sacerdotes y nuestros jefes para que lo condenaran a muerte, y lo crucificaron. Nosotros esperábamos que él iba a liberar a Israel, pero, con todo esto, ya estamos en el tercer día desde que esto sucedió. Es verdad que algunas mujeres de nuestro grupo nos han sobresaltado, pues habiendo ido muy de mañana al sepulcro, y no habiendo encontrado su cuerpo, vinieron diciendo que incluso habían visto una aparición de ángeles, que dicen que está vivo. Algunos de los nuestros fueron también al sepulcro y lo encontraron como habían dicho las mujeres; pero a él no lo vieron”. Entonces él les dijo: “¡Qué necios y torpes sois para creer lo que dijeron los profetas! ¿No era necesario que el Mesías padeciera esto y entrara así en su gloria?”. Y, comenzando por Moisés y siguiendo por todos los profetas, les explicó lo que se refería a él en todas las Escrituras.

Llegaron cerca de la aldea adonde iban y él simuló que iba a seguir caminando; pero ellos lo apremiaron, diciendo: “Quédate con nosotros, porque atardece y el día va de caída”. Y entró para quedarse con ellos. Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando. A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero él desapareció de su vista. Y se dijeron el uno al otro: “¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?”. Y, levantándose en aquel momento, se volvieron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los once con sus compañeros, que estaban diciendo: “Era verdad, ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón”. Y ellos contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan. Lc 24,13-35

Querido amigo, hoy san Lucas nos da un texto bellísimo, uno de los más insuperables de su Evangelio: la aparición de Jesús a los discípulos de Emaús. Nos situamos y vemos cómo sería ya media tarde del Domingo de Resurrección y por esa calzada que baja de Jerusalén van dos discípulos tristes, desanimados, desconfiados, comentando: “Nosotros esperábamos que fuera el futuro liberador de Israel”. Esperaban… Pero ¿cómo podía haber ocurrido esto?, ¿cómo no podría haber sido el liberador y encima ha sido condenado, ha muerto y crucificado? Y van tristes. 

Y así, en esa tristeza, en ese caminar, Jesús nunca abandona a nadie y a estos hombres que tanto creían en Él se acerca, aparece como un caminante más y camina con ellos. Un caminante más, como tantas veces se hacía en esos caminos —ese camino de Emaús largo, de unos once kilómetros—. Y Jesús con ellos, paso a paso, les escucha pacientemente y le preguntan, le interroga[n] las Escrituras, con toda paciencia le[s] explica desde Moisés, los profetas, cómo debía padecer para entrar en la gloria, hasta que estos discípulos van cambiando interiormente, su corazón [se] está empezando a arder, a brotar luz, a brotar fuego.

Y ellos mismos lo confiesan: “¿No ardía nuestro corazón cuando nos hablaba así?”. 

Llegan ya con su camino y con su ruta y quieren caminar con Él, pero Él hace un ademán de seguir hacia delante y ellos le ruegan: “Quédate con nosotros porque atardece y el día ya está vencido”. Jesús no desperdicia ninguna ocasión, se sienta con ellos, preparan la mesa, le invitan como si fuese una persona de honor, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió, se lo dio y en ese momento… ¡le reconocieron al partir el pan! Esta es la cena de Emaús, una cena ordinaria, pero una cena extraordinaria. Jesús parte con nosotros nuestra vida, parte su vida y nos da todo.

¡Qué enseñanza tan profunda en este tercer domingo de Pascua, querido amigo! Cuántas veces nosotros también somos estos caminantes de Emaús, pero en el encuentro resucitado que le reconocemos en la palabra y en el partir el pan cambia nuestra vida. Tú y yo nos tenemos que urgir a estos encuentros, tenemos que sentir este pan que Él nos da, tenemos que sentir este vino que nos da fuerza.

Hoy le tenemos que gritar tú y yo: ¡Quédate con nosotros, Señor, como compañero de mi camino, como maestro, como huésped, como amigo, quédate con nosotros porque tenemos muchas noches, noches de incertidumbre, de sufrimiento, de preocupación, noches de soledad, noches de desaliento, crisis de fe! ¡Ven, Señor, a nuestros hogares! ¡Ven a nuestro corazón! ¡Siéntate con nosotros y reparte el pan! Se lo tenemos que pedir hoy mucho. Somos caminantes de Emaús, caminantes que dudan, que dudan, pero Jesús nos sacude el desencanto, nos sacude el desaliento, camina con nosotros, está vivo, está conmigo. Que yo tenga que… y pueda oír esa palabra, que yo no me decepcione nunca y que sea testimonio donde yo esté. El encuentro con Jesús cambia totalmente nuestra vida, simplemente dejarse mirar por Él. Vamos de camino y no entendemos mucho, pero Jesús siempre se hace el encontradizo de nuestra vida.

Querido amigo, vamos a escuchar sus palabras, vamos a sentir su fracción del pan, vamos a sentir fe, volvamos al camino, volvamos a la vida, volvamos al lugar donde vivimos y trabajamos, pero sintamos cómo arde nuestro corazón cuando lo reconocemos. Realmente —nos podemos preguntar—, ¿encontramos así a Jesús en el camino?, ¿le sentimos? Hoy le vamos a repetir muchas veces:

¡Quédate con nosotros, Señor, porque atardece! ¡Quédate con nosotros y comparte nuestra vida! ¡Quédate con nosotros, no nos dejes, no nos abandones!

¡Quédate con nosotros, Señor, porque ya es tarde y el camino es duro! Gracias por guiarnos, por llevarnos junto a ti y por estar en nuestro camino y ser amor en nuestras dudas, en nuestros desalientos, en mis huidas. Gracias, compañero de camino. Gracias, confidente mío. Gracias, Maestro mío. Gracias, Señor.

Vamos a pedirle también a la Virgen, a la Señora del camino, a la Señora de la huella, a la Señora… la Madre del caminante, nuestra Madre, que no nos abandone y nos acompañe en este camino con Jesús. Quédate con nosotros porque anochece y nuestra vida sin ti es una vida oscura.

¡Quédate con nosotros!

Que así sea

FRANCISCA SIERRA GÓMEZ

Anuncios

Autor:

Mi nombre es Maria Dilma. Con este Blog, quiero compartir mis experiencias. Me sirvo de LA PALABRA escrita, por medio de frases cortas y bien pensadas, que surgen del sentimiento más profundo de mi ser. Cada pensamiento será producto del momento y las circunstancias en las que se dan. Soy consciente de que todo mensaje responderá a quién y desde dónde se diga, y esto puede dañar, ensalzar, difamar, informar o desinformar a las personas. Sin embargo, quiero que junt@s "nos conozcamos a nosotros mismos, seamos lo que debemos ser". Aquí encontrarás temas Espirituales en la vida cotidiana y, sobre todo, temas psicológicos. Espero que sea de tu agrado y que Dios -PALABRA VIVIENTE- me ayude a llegar a ti por medio de mis reflexiones y a no perder de vista el fin propuesto. Seas BIENVENIDO/A.