Publicado en AMOR, CONFIANZA, DIOS, ESPERANZA, EVANGELIO, LIBERTAD, VIDA, Vocacion

15º Domingo del Tiempo Ordinario – La parábola de la semilla

 

Hoy Jesús nos regala una gran parábola y clases de tierra para acoger esta semilla: la parábola de la semilla que cae en varios lugares y, o no tiene fruto o tiene fruto; o se muere, o tiene vida y florece. Escuchemos con atención el Evangelio de Mateo, capítulo 13, versículo 1 al 23:

Aquel día salió Jesús de casa y se sentó junto al mar. Y acudió a él tanta gente que tuvo que subirse a una barca; se sentó y toda la gente se quedó de pie en la orilla. Les habló muchas cosas en parábolas: “Salió el sembrador a sembrar. Al sembrar, una parte cayó al borde del camino; vinieron los pájaros y se la comieron. Otra parte cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra, y como la tierra no era profunda brotó enseguida; pero en cuanto salió el sol, se abrasó y por falta de raíz se secó. Otra cayó entre abrojos, que crecieron y la ahogaron. Otra cayó en tierra buena y dio fruto: una, ciento; otra, sesenta; otra, treinta. El que tenga oídos, que oiga”.

Se le acercaron los discípulos y le preguntaron: “¿Por qué les hablas en parábolas?”. Él les contestó: “A vosotros se os han dado a conocer los secretos del reino de los cielos y a ellos no.

Porque al que tiene se le dará y tendrá de sobra, y al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene. Por eso les hablo en parábolas, porque miran sin ver y escuchan sin oír ni entender. Así se cumple en ellos la profecía de Isaías: «Oiréis con los oídos sin entender; miraréis con los ojos sin ver; porque está embotado el corazón de este pueblo, son duros de oído, han cerrado los ojos; para no ver con los ojos, ni oír con los oídos, ni entender con el corazón, ni convertirse para que yo los cure». Pero bienaventurados vuestros ojos porque ven y vuestros oídos porque oyen.

En verdad os digo que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis y no lo vieron, y oír lo que oís y no lo oyeron. Vosotros, pues, oíd lo que significa la parábola del sembrador: si uno escucha la palabra del reino sin entenderla, viene el Maligno y roba lo sembrado en su corazón. Esto significa lo sembrado al borde del camino. Lo sembrado en terreno pedregoso significa el que escucha la palabra y la acepta enseguida con alegría; pero no tiene raíces, es inconstante, y en cuanto viene una dificultad o persecución por la palabra, enseguida sucumbe. Lo sembrado entre abrojos significa el que escucha la palabra; pero los afanes de la vida y la seducción de las riquezas ahogan la palabra y se queda estéril. 

Lo sembrado en tierra buena significa el que escucha la palabra y la entiende; ese da fruto y produce ciento o sesenta o treinta por uno”. Mt 13,1-23

Hoy Jesús nos regala una gran parábola, la parábola de la semilla o la parábola del sembrador. Vemos cómo Jesús ha terminado esas disputas de los escribas y fariseos y se dirige hacia Cafarnaún rodeado de gente, rodeado de sus discípulos y Él con su infatigable deseo de predicar, comienza su enseñanza con la parábola del sembrador o la parábola de la semilla. Y conocedor de todo el terreno y habiendo visto sembrar un montón de veces —habría visitado todos estos lugares, sabía mucho de cómo era esta tierra, de sembrados, de rocas, de zarzas, de espinos, de laderas, de camino de viandantes—, les explica gráficamente cómo es el mensaje que quiere transmitirles. ¿Y qué pasa con ese mensaje? 

Salió un sembrador a sembrar y al sembrar, parte cayó al borde del camino, vinieron los pájaros y comieron la semilla; otra parte de semilla cayó en terreno de piedras, pero como apenas tenía tierra, se secó; otra parte cayó entre zarzas y espinos, estas espinas crecieron y la ahogaron; pero otra parte cayó en tierra buena y dio fruto de ciento, de sesenta, etc. Y Jesús siempre termina sus enseñanzas: “El que tenga oídos, que oiga”. Y le dice mucho más a los discípulos: “A vosotros se os ha concedido todos los secretos del Reino”, y les explica claramente lo que es esta semilla y lo que es el sembrador. 

Gráficamente, querido amigo, nos lleva a pensar en las actitudes que tenemos ante Jesús y ante su mensaje, el tipo de tierra que podemos ser: tierra espina que ahoga con juicios, con críticas esta palabra; tierra de piedras, que tampoco, como no hay nada no tenemos decisiones, falta de criterio, falta de voluntad, falta de amor, no tiene raíces y se seca; o también tierra-camino, donde pasa todo, donde humanamente todo ahí entra y sale de mi mente, de mi corazón y es imposible que la semilla crezca; o tierra en donde hay una acogida, donde hay una apertura y fructifica, porque mi actitud personal receptiva es una actitud de amor. 

Este encuentro es un encuentro de mucha reflexión y de mucho compromiso, querido amigo. Tenemos que pensar mucho qué hacemos con Jesús, con su palabra, qué agentes externos dominan nuestra vida —o los pájaros, que la comen, o las piedras o las zarzas— y cómo Jesús descubre esto a los pobres, a los sencillos y a los pecadores. ¿Cómo aceptamos a este Jesús? ¿Cómo? Jesús es ese sembrador, ese labrador que echa la semilla al voleo y puede caer en tantas situaciones mías: puedo ser piedra, puedo ser zarza que asfixio todo, puedo ser tierra buena. Nos lleva mucho a la reflexión personal, sobre todo a la actitud de cómo acogemos, qué clase de tierra somos, cómo la tratamos, cómo la cuidamos, cómo la defendemos. El riesgo que tenemos continuamente de asfixiar esta palabra… 

Hoy tenemos que elevar una oración de petición para que estemos abiertos a lo que Él quiera, a lo que quiera sembrarnos, que estemos pendientes de los labios de Jesús. Jesús, que yo esté pendiente de tus labios, que esté pendiente de tus enseñanzas, que sepa acoger tu palabra. ¡Quita la dureza de mi corazón, quita esas piedras duras, quita esos espinos, quita esas malas hierbas, quita esos caminos que no te gustan y que no son nunca queridos por ti! Siembra, siembra en mí esa palabra tuya y abre mi corazón, a pesar de las dificultades y preocupaciones, que yo comprenda tu vida, comprenda tu mensaje, comprenda tu amor. Cuatro clases de tierra: tierra-camino, tierra-piedra, tierra-zarza y tierra buena. Cómo tenemos que entrar en nuestra reflexión y ahí preguntarle a Jesús: Jesús, ¿qué clase de tierra soy para ti? ¿Qué es lo que impide que Tú no entres en mí?, ¿mi inconstancia?, ¿los afanes que tengo?, ¿la seducción de todo lo que tengo? ¡Entra, Sembrador divino, entra en mi campo y que fructifique en mí tu palabra! Hazme una tierra esponjosa, abonada, querida por ti.

Querido amigo, tú y yo vamos a preguntarnos claramente qué clase de tierra somos, vamos a pedirle al Señor que nos ayude a tener base, que no seamos borde del camino, terreno pedregoso, zarzas, sino tierra buena. Te preguntaré y me preguntaré: “Jesús, lo que siembras en mí, ¿en qué tipo de terreno cae?”.

Entremos en la reflexión, entremos en el encuentro, metidos en el corazón de Dios, pidámosle ser tierra buena, pidámosle empaparnos de su palabra, para que dé fruto, para que nuestra vida no sea vacía, sino que sea crecida, florezca y esté llena de fruto —un fruto de amor, fruto de alegría y fruto de esperanza—. Tú que riegas la tierra y la enriqueces sin medida, Tú que riegas los surcos, Tú que riegas todo, riega mi corazón para que escuche tu palabra y dé fruto a lo que Tú quieras de mí. 

Entremos en el encuentro, en el silencio, en la reflexión y llenemos estos momentos de petición, de alegría y de agradecimiento a un Jesús que siempre está sembrando y que siempre espera mucho de mí. Se lo vamos a pedir por intercesión de la Virgen —ella que acogió tan fuertemente la palabra—, que nos enseñe a abrir nuestro corazón y a acoger su palabra para que seamos tierra buena que dé un fruto del cien por cien.

¡Que así sea, mi querido amigo!

FRANCISCA SIERRA GÓMEZ

Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, ESPERANZA, EVANGELIO, TERNURA, VIDA, Vocacion

11 de julio. SAN BENITO, ABAD, PATRONO DE EUROPA

 

Con toda razón, el papa Pablo VI, en 1964, nombró a san Benito patrono de Europa. Porque fue muy notable su aportación y la de sus hijos, los monjes y monjas de la familia benedictina, a la cultura y a la fe, en los orígenes de Europa.

Unos años más tarde, en 1980, Juan Pablo II dio el mismo título a los dos hermanos orientales san Cirilo y san Metodio, que recordamos el 14 de febrero. Así, los tres, uno occidental y dos orientales, son copatronos de Europa y se celebran con categoría de fiesta. En octubre de 1999, el mismo Papa, al inicio del Sínodo especial de obispos de Europa, declaró copatronas de Europa a tres santas: una sueca, del siglo XIV, Santa Brígida; otra italiana, también del siglo XIV, santa Catalina de Siena; y otra de Alemania, Edith Stein (santa Teresa Benedicta de la Cruz), del siglo XX Las noticias sobre la vida de san Benito las tenemos de san Gregorio Magno, en el libro de sus Diálogos. Nació en Nursia, en la región italiana de Umbría, y después de estudiar en Roma, se retiró a la vida monástica: primero en solitario, como eremita, y luego fundando comunidades en Subiaco y Montecassino.

Su memoria se celebraba antes el 21 de marzo, porque murió en tal día, el año 547. Para que no coincidiera con la Cuaresma, en el actual Calendario (1969) se ha pasado al 11 de julio, fecha en que tuvo lugar el traslado de sus restos a Fleury de Francia, a orillas del Loira.

Proverbios 2,1-9: “Presta atención a la prudencia ” En el libro de los Proverbios leemos una invitación a la sabiduría y la prudencia, que son un tesoro humano, pero, sobre todo, dones de Dios: “Es el Señor quien da la sabiduría”.

La elección del pasaje no se debe sólo a que san Benito brillara por esta sabiduría divina, sino porque existe un paralelismo evidente entre este pasaje y el inicio de su Regla: “Escucha, hijo, estos preceptos de un maestro, aguza el oído de tu corazón, acoge con gusto esta exhortación de un padre entrañable y ponía en práctica”. La página que leemos de los Proverbios empieza: “Hijo mío, si aceptas mis palabras y conservas mis consejos…”.

El salmo responsorial nos hace repetir una breve frase que juega con el nombre de Benito (Bendito): “Bendigo al Señor en todo momento”.

Mateo 19,27-29: “Recibirá el ciento por uno” El seguimiento de Cristo, por parte de los cristianos y, de modo especial, por los que abrazan la vida religiosa y consagrada, tiene sus mejores antecedentes en los apóstoles, que lo dejaron todo y le siguieron.

Pedro, mostrando una sensibilidad no demasiado gratuita, le pregunta al Maestro qué van a recibir a cambio. La respuesta de Jesús es un poco misteriosa: apunta al final de los tiempos, asegurando un lugar privilegiado a sus seguidores, como jueces de las doce tribus y, además, el ciento por uno de lo que han dejado.

San Benito y su familia de seguidores nos dan un ejemplo magnífico de renuncia a los bienes de este mundo para seguir a Cristo y su estilo evangélico de vida. Benito no fue el primer monje occidental, pero sí el que más influencia tuvo en este género de vida cristiana, sobre todo por su célebre Regla, de la que en el Oficio de Lectura leemos parte del Prólogo.

Los cristianos, tanto si nos quedamos en el mundo como imaginábamos la vida monástica o el apostolado activo de las comunidades religiosas, tenemos un buen modelo en san Benito.

La verdadera sabiduría, de la que habla la primera lectura, y el seguimiento generoso del evangelio son actitudes que han adoptado miles y miles de cristianos, sobre todo en la vida religiosa. Seguir a Cristo es el camino mejor para alcanzar los bienes más importantes.

De este santo la historia recuerda, entre otras cualidades, su mesura, su prudencia, su discreción. Invitaba a los suyos a una vida evangélica profundamente vivida y, a la vez, quería que se caracterizaran por un sentido de equilibrio, por ejemplo, en la organización de su vida comunitaria y en los momentos y en la duración de su plegaria y de su descanso.

Nos viene bien recordarlo, porque todos podemos tender a exagerar, a ser un tanto extremistas en nuestras posturas. Incluso para el bien vale la consigna de san Benito: ne quid nimis (no exagerar en nada).

San Benito, además, supo conjugar en su Regla el trabajo y la oración, la caridad y la liturgia. Pablo VI, en el Breve con que lo nombra patrono de Europa, explica cómo fue Padre y Maestro del Viejo Continente con la cruz, con el libro y con el arado: la oración, la cultura y el trabajo manual.

La cultura era fundamental en unos momentos en que se derrumbaba el antiguo mundo romano y Europa se abría a los nuevos pueblos nórdicos. La vida monástica contribuyó a conservar y difundir la cultura clásica a las generaciones siguientes. También el trabajo fue un lema monástico que se convirtió en base del progreso de los pueblos. El lema de san Benito ora et labora ha sido imitado y adaptado repetidas veces, y ha sido norma de una vida cristiana y monástica equilibrada y lúcida.

Las tres oraciones de la misa hablan del “servicio de Dios”, o sea, de la liturgia. Y es que la familia benedictina supo centrar su espiritualidad en la celebración litúrgica, con la riqueza con que se entendía en aquel siglo VI.

San Benito nos enseñó la primacía del culto divino: no hay que anteponer nada a “la obra de Dios”, que es la oración litúrgica.

Pero este servicio de Dios se relaciona claramente, en las mismas oraciones, con otros aspectos de la vida cristiana, aludiendo cada vez a consignas que san Benito da en su Regla:

– la oración colecta pide avanzar en la línea del amor a Dios con libertad de corazón: “Hiciste del abad san Benito un esclarecido maestro en la escuela del divino servicio: concédenos que, prefiriendo tu amor a todas las cosas, avancemos por la senda de tus mandamientos con libertad de corazón”;  – en la oración sobre las ofrendas se pide que esta liturgia bien celebrada repercuta en la unidad y la paz comunitaria: “Buscándote a ti solo, como él te buscó, merezcamos encontrar en tu servicio el don de la unidad y de la paz”;

– y en la poscomunión, que la liturgia nos lleve a la caridad fraterna: “Para que nos mantengamos fieles en tu servicio y amemos a nuestros hermanos con caridad ardiente”.

 

Publicado en AMOR, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, DOMINGO, ESPERANZA, EVANGELIO, SOLEDAD, TERNURA, TRISTEZA, VIDA, Vocacion

13 tiempo ordinario / desprender el corazón

 

Evangelio según San Mateo 10,37-42.

El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; y el que ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí.

El que no toma su cruz y me sigue, no es digno de mí.

El que encuentre su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí, la encontrará.

El que los recibe a ustedes, me recibe a mí; y el que me recibe, recibe a aquel que me envió.

El que recibe a un profeta por ser profeta, tendrá la recompensa de un profeta; y el que recibe a un justo por ser justo, tendrá la recompensa de un justo.

Les aseguro que cualquiera que dé de beber, aunque sólo sea un vaso de agua fresca, a uno de estos pequeños por ser mi discípulo, no quedará sin recompensa”.

“El que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí; y el que no toma su cruz y me sigue no es digno de mí. El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí la encontrará” (Mt 10, 37-39)

«Debemos con plena conciencia ejercitar el espíritu de renuncia. A causa de una desenfrenada avidez de goce, el hombre puede destruirse a sí mismo y destruir su ambiente. ¡Aspirad a un estilo de vida sencilla! Haced que vuestra riqueza y vuestro bienestar se conviertan en una bendición para los otros, compartiéndolos con quienes están en necesidad. Podéis estar seguros: Dios recompensará con exceso vuestras renuncias» (Juan Pablo II, 8-IX-85).

Esa actitud de desprendimiento del corazón es fundamental para poder decir que sí a Dios cuando nos pida algo que nos pueda costar más: la salud, la entrega de un familiar, o la propia vida. ¿Por qué la queja a Dios –incluso la rabia– ante lo que cuesta, ante una desgracia o la vocación de un hijo? Porque hay algo que no va bien en ese corazón: avidez de posesión, amor desordenado o apego que no es recto.

A veces no entendemos porque no estamos dispuestos a entender, sufrimos y hacemos sufrir porque no queremos aceptar la voluntad de Dios, porque en el fondo no tenemos buena voluntad.

No debemos olvidar que Dios ha de ser el Señor de nuestra vida, y que debiera hacerse su voluntad así en la tierra como se hace en el cielo. Jesús mismo lo demostró con su obediencia al Padre hasta la muerte, aunque ello supusiera un gran dolor para su Madre. La resistencia a lo que Dios quiere nos hace sufrir. Dios no disfruta viéndonos sufrir, nos quiere bien, desea lo mejor para nosotros. Y lo que más desea es que nuestro corazón sea bueno, recto.

¿Cuándo aprenderé que Tú me quieres bien, mejor que yo mismo y que lo que me parece malo en cierto momento no es sino la medicina para curar las heridas de mi corazón? Te diré con san Agustín, pídeme lo que quieras, y dame tu gracia para poder cumplirlo. Estoy dispuesto a agarrar la cruz, a perder la vida para que se haga en mí según tu palabra.

Jesús Martínez García

Publicado en AMOR, CONFIANZA, CORAZÓN, ESPERANZA, EVANGELIO, TERNURA, VIDA, Vocacion

29 de junio. SAN PEDRO Y SAN PABLO, APÓSTOLES

 

  1. Celebramos hoy, unidos en un entrañable recuerdo, la fiesta de estos dos grandes apóstoles, Pedro y Pablo, columnas de la Iglesia y testigos -cada uno desde su personalidad propia- de la fe y del amor a Cristo.

Pedro era pescador, de Betsaida. Pablo, un judío de Tarso, en la actual Turquía, de la tribu de Benjamín, de formación farisea. Ambos fueron llamados por Cristo Jesús: el uno, junto al lago de Genesaret; el otro, en el camino de Damasco, donde iba para perseguir a los cristianos. Ambos respondieron con prontitud y se convirtieron en personajes importantísimos en la historia de la primera comunidad.

No murieron juntos. Pedro fue mártir en el circo de la colina del Vaticano, en tiempos de Nerón. Pablo, poco más tarde, en la vía Ostiense, camino del mar. El primero, según una tradición muy antigua, crucificado cabeza abajo, porque no se sentía digno de morir como su Señor y Maestro. El segundo, decapitado. Cada uno de ellos tiene una basílica dedicada en el lugar de su martirio, -en el Vaticano y en la vía Ostiense-, basílicas levantadas en el siglo IV por Constantino, apenas iniciada la era de paz para la Iglesia.

La comunidad les recordó juntos desde muy pronto, por el papel complementario que ambos tuvieron en los orígenes de la Iglesia. Da fe de ello el sermón de san Agustín que leemos en el Oficio de Lectura. Más tarde, se llegó a una separación en la fiesta: el día 29 se recordaba a Pedro y el 30, a Pablo.

En la última reforma del Calendario (1969), se volvieron a reunir en una sola fecha ambas celebraciones. El hecho de que la fiesta de hoy ya no sea día de precepto (en España, desde el 1977) no le resta importancia, dado lo que significa para la vida de la comunidad eclesial y para cada uno de nosotros.

También para esta fiesta, como para la de san Juan, el Leccionario ofrece lecturas propias para la Eucaristía de la vigilia, el 28 de junio por la tarde: Hechos 3,1-10, el primer milagro que hace Pedro, en nombre del Señor Resucitado, curando al paralítico en la puerta del Templo; Gálatas 1,11-20, en que Pablo narra cómo se convirtió de perseguidor en apóstol del evangelio; y Juan 21,15-19, cuando Pedro, después de la resurrección, a orillas del lago, repite su triple profesión de amor a Cristo, siendo confirmado como pastor de su comunidad.

Aquí sólo comentaremos las lecturas de las misas del día 29.

Hechos 12,1-11: “Ahora me doy cuenta de que el Señor me ha librado de las manos de Herodes “

Aquel momento fue de grave crisis para la comunidad cristiana. Tenían problemas con las autoridades religiosas y con las civiles. Herodes Agripa, nieto de Herodes el Grande, para agradar a los judíos, empezó a perseguir a la Iglesia y, así como había mandado decapitar a Santiago, encarceló a Pedro y todos temían lo peor.

La comunidad “oraba insistentemente a Dios por él”. Y, en efecto, el ángel lo liberó de un modo milagroso. El mismo Pedro no se lo acababa de creer: “Pues era verdad: el Señor ha enviado a su ángel para librarme”. La de aquella noche fue una gran experiencia para la comunidad. Lucas dice que era la semana de Pascua: en cierto modo, se repetía el acontecimiento del éxodo liberador del pueblo en Egipto y el de la resurrección de Jesús de entre los muertos. En esta ocasión era Pedro el liberado de la cárcel.

2 Timoteo 4,6-8.17-18: “Ahora me aguarda la corona merecida ” Esta vez es Pablo el que está en la cárcel, prisionero en Roma, como un malhechor, sintiéndose abandonado de todos, sin hacerse ilusiones sobre cuál va a ser el final de su prisión, la condena a muerte: “El momento de mi partida es inminente”.

El que se entregó a Cristo a lo largo de sus trabajos apostólicos, está casi deseando unirse a él con la ofrenda de su propia vida, imitando su sacrificio pascual. Mirando hacia atrás, puede sentirse satisfecho de la labor realizada: “He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe”. Lo que no le abandona es la confianza en Dios: “Me aguarda la corona merecida: el Señor me ayudó y me dio fuerzas; el Señor seguirá librándome de todo mal”.

Mateo 16,13-19: “Tú eres Pedro y te daré las llaves del Reino de los cielos”

A la pregunta de Jesús “¿quién dice la gente que es el Hijo del Hombre?”, responde impetuoso, como siempre, Pedro, en nombre de los demás. Y recibe por ello no sólo la alabanza de Jesús, sino lo que podríamos llamar “la investidura” en el papel de responsable de la comunidad: le llama Pedro, Piedra (Cefas), y le encomienda las llaves del Reino. Al “tú eres el Mesías” le sigue el “tú eres Pedro”. En otras ocasiones le encomendará ser el pastor de la comunidad, o pescador de hombres.

La fiesta de hoy nos estimula, ante todo, a aumentar nuestra conciencia de Iglesia y, en concreto, de “Iglesia apostólica”. El fundamento de nuestra fe es siempre Cristo Jesús; pero él mismo quiso que Pedro y los demás apóstoles fueran los fundamentos visibles, puntos de referencia de la unidad, de la fe, de la caridad. Como ahora lo sigue siendo el Papa al frente del colegio episcopal, que preside la comunidad desde la caridad y merece nuestro respeto y nuestra aceptación, no tanto por motivos apologéticos, sino teológicos, no porque tiene todas las cualidades y acierta en todo (ojalá sea así), sino porque Cristo ha querido una comunidad eclesial apostólica, basada en el ministerio de los apóstoles y sus sucesores.

No actuamos cada uno por nuestra propia cuenta. Somos Iglesia, comunidad reunida en la fe y el amor. Algunas oraciones piden a Dios que, ya que celebramos a los que son “fundamentos de nuestra fe cristiana”, saquemos la consecuencia: “que tu Iglesia se mantenga siempre fiel a sus enseñanzas” (oración colecta), o que “perseverando en la fracción del Pan y en la doctrina de los apóstoles, tengamos un solo corazón y una sola alma, arraigados firmemente en tu amor” (poscomunión). En esta fiesta recordamos nuestras más sólidas raíces, el ministerio de Pedro y de Pablo, basados ambos en Cristo Jesús.

Al proclamar hoy nuestra fe en el Credo, podemos poner especial énfasis en la frase: “Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica”. Y lo mismo cuando en la Plegaria Eucarística nombremos, como hacemos siempre, al Papa, al propio Obispo y a todo el Colegio Episcopal.

Es bueno que, al espejarnos en estos dos grandes apóstoles, veamos cómo se puede colaborar en la misión comunitaria desde temperamentos distintos, aprendiendo la lección del pluralismo.

Pedro y Pablo son dos figuras diferentes, pero al servicio del mismo evangelio. Dos apóstoles con carácter propio, con virtudes y defectos, con campos diferentes de actuación, pero ambos enamorados de Cristo y valientes testigos suyos. El prefacio de hoy ofrece estas pinceladas comparativas:

– Pedro fue el primero en confesar la fe, Pablo, el maestro insigne que la interpretó;

– Pedro fundó la primitiva Iglesia con el resto de Israel, Pablo la extendió a todas las naciones.

– De esta forma, por caminos diversos, los dos congregaron la única Iglesia de Cristo,

– y a los dos, coronados por el martirio, celebra hoy la Iglesia con una misma veneración.

No se les puede presentar como símbolos opuestos de “la autoridad” y “el carisma”, entre otras cosas porque también Pedro fue un carismático y Pablo un defensor de la autoridad. Ni se puede decir que uno fue particularista y el otro universalista: fue Pedro el que, antes que Pablo, admitió a la primera familia pagana, la de Cornelio, a la fe de Cristo, un poco en contra del parecer de su comunidad. Son diferentes, pero complementarios. Como dice el prefacio, “por caminos diversos, los dos congregaron la única Iglesia de Cristo”. Pedro con su profesión de fe y Pablo con sus escritos, nos invitan a ser también nosotros evangelizadores incansables en el mundo de hoy. Pedro con su actitud de amor (“tú sabes que te amo”) y Pablo con su total identificación con Cristo (“todo lo puedo en aquel que me conforta”), nos indican dónde está la fuente de nuestra fuerza y de nuestra ilusión apostólica.

Pedro y Pablo nos enseñan a superar con valentía las dificultades que podamos encontrar en nuestro camino. En nuestra vida de cristianos y de testigos de Cristo, seguro que habrá días nublados, de abatimiento y de ansia.

El salmo responsorial lo podemos aplicar a tantos momentos de nuestra historia, eclesial y personal. “El ángel del Señor librará a los que temen a Dios”. Como dice con gozosa confianza el salmista: “Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha y lo salva de sus angustias”. Pedro lo experimentó en la noche de la cárcel, en un momento crítico para toda la comunidad. Pablo sintió la ayuda de Dios a lo largo de sus muchas peripecias apostólicas, cuando también él sentía dudas y miedos, y tenía que saltar por encima de obstáculos que parecían insalvables.

La Iglesia lo ha podido constatar a lo largo de dos mil años de existencia.

Ojalá cada uno de nosotros, que seguramente sabe lo que es pasar por momentos de crisis y angustia, pueda experimentar, al recurrir a Dios, cómo nos alcanza su ayuda y su fuerza salvadora: “Y lo salva de sus angustias: me libró de todas mis ansias”.