Publicado en AMOR, CONFIANZA, CORAZÓN, DOMINGO, Pascua, TERNURA, VIDA

Domingo de resurrección/ NO HABÍAN ENTENDIDO QUE TENÍA QUE RESUCITAR DE LA MUERTE

El primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana, siendo aún oscuro, al sepulcro; y vio quitada la piedra del sepulcro.  Entonces corrió, y fue a Simón Pedro y al otro discípulo, aquel al que amaba Jesús, y les dijo: Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto.

Y salieron Pedro y el otro discípulo, y fueron al sepulcro. Corrían los dos juntos; pero el otro discípulo corrió más aprisa que Pedro, y llegó primero al sepulcro. Y bajándose a mirar, vio los lienzos puestos allí, pero no entró.  Luego llegó Simón Pedro tras él, y entró en el sepulcro, y vio los lienzos puestos allí, y el sudario, que había estado sobre la cabeza de Jesús, no puesto con los lienzos, sino enrollado en un lugar aparte.  Entonces entró también el otro discípulo, que había venido primero al sepulcro; y vio, y creyó.  Porque aún no habían entendido la Escritura, que era necesario que él resucitase de los muertos. Jn 20, 1-9

 

 

¿Dónde buscar al que Vive? La fe en Jesús, resucitado por el Padre, no brotó de manera natural y espontánea en el corazón de los discípulos.

Antes de encontrarse con él, lleno de vida, los evangelistas hablan de su desorientación, su búsqueda en torno al sepulcro, sus interrogantes e incertidumbres. María de Magdala, según el relato de Juan, busca al crucificado en medio de tinieblas, «cuando aún estaba oscuro». Como es natural, lo busca «en el sepulcro». Todavía no sabe que la muerte ha Sido vencida.

Por eso, el vacío del sepulcro la deja desconcertada. Sin Jesús, se siente perdida. La fe en Cristo resucitado no nace tampoco hoy en nosotros de forma espontánea, para abrirnos a la fe en la resurrección de Jesús, hemos de hacer nuestro propio recorrido. Es decisivo amarlo con pasión y buscarlo con todas nuestras fuerzas, pero no en el mundo de los muertos. Al que vive hay que buscarlo donde hay vida.

Si queremos encontrarnos con Cristo resucitado, lleno de vida y de fuerza creadora, lo hemos de buscar, no en una religión muerta, reducida al cumplimiento y la observancia externa de leyes y normas, sino allí donde se vive según el Espíritu de Jesús, acogido con fe, con amor y con responsabilidad por Sus seguidores.

Allí donde vamos construyendo comunidades que ponen a Cristo en su centro porque, saben que «donde están reunidos dos o tres en su nombre, allí está Él».

Cf. José Antonio Pagola

ORACIÓN

Siempre esperando ese día de fiesta,

gozo y gracia

que podía transformar nuestra vida

con experiencias extraordinarias.

Hasta que comprendí

que la Pascua de tu resurrección, Jesús

de Nazaret,

el paso de Dios por nuestra historia,

el florido anhelo de toda persona

y de la misma naturaleza, sucedió

pasada la fiesta,

pasado el sábado, el primer día de la

semana.

Un día para el olvido, un día sin historia,

un día de oscuro horizonte, un día

nacido para pocas ilusiones,

En un día así resucitaste Tú, y floreció

nuestra esperanza.

Ahora comprendo por qué cualquier

día, aún el más insospechado,

puede ser día de paso y Pascua.

Y al recordarlo siento que florece la

Buena Nueva

en mi tierra yerma.

¡Bendito seas Tú, Dios de la vida y de la

historia,

que rompes todos nuestros esquemas

y nos llenas de sorpresas y Buenas

Nuevas!

¡Bendito seas Tú, Jesús de Nazaret,

que nos mandaste hacer memoria

para celebrar la vida y la entrega!

¡Bendita seas Tú, Ruan divina,

que nos acompañas a lo largo de la vida

y nos animas a compartir y a hacer

fiesta!

¡Aleluya, con todo mi ser, con mi cuerpo

y alma,

con mis gestos y palabras, con mi canto

y danza,

con mi vida resucitada!

Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, Cuaresma, DIOS, DOMINGO, EVANGELIO, MADRE, MARIA, PERDON, SANACION, SOLEDAD, TERNURA, TRISTEZA, VIDA

Sábado santo/CUANDO DIOS CALLA…

Nuestro Dios es un Dios de las palabras, es un Dios de los gestos, es un Dios de los silencios.

El Dios de las palabras sabemos cómo es porque en la Biblia están las palabras de Dios: Dios nos habla, nos busca. El Dios de los gestos es el Dios que va… Y después está el Dios del silencio. Piensen en los grandes silencios de la Biblia: por ejemplo, el silencio en el corazón de Abraham cuando iba a ofrecer en sacrificio a su hijo.

Pero el silencio más grande de Dios fue la Cruz: Jesús sintió el silencio del Padre hasta definirlo ‘abandono’… Y después ocurrió aquel milagro divino, aquella palabra, aquel gesto grandioso que fue la Resurrección.

Nuestro Dios es también el Dios de los silencios y hay silencios de Dios que no pueden explicarse si no se mira al Crucifijo. Por ejemplo ¿por qué sufren los niños? ¿Dónde hay una palabra de Dios que explique por qué sufren los niños? Ese es uno de los grandes silencios de Dios.

Y no digo que el silencio de Dios se pueda ‘entender’, pero podemos acercarnos a los silencios de Dios mirando al Cristo crucificado, al Cristo abandonado desde el Monte de los Olivos hasta la Cruz…

Pero ‘Dios nos ha creado para ser felices’…Sí, es verdad, pero tantas veces calla. Es verdad. Y yo no puedo engañarte diciendo: ‘No, tú ten fe y todo te irá bien, serás feliz, tendrás suerte, tendrás dinero… No, nuestro Dios está también en el silencio”. (Papa Francisco)

Los hermanos sufren, y yo con ellos. No quiero vivir una situación de privilegio.

¡Cómo me gustaría ofrecerte una inteligencia capaz de encontrar fórmulas que alentasen la vida de los seres humanos por el camino de la justicia…! Pero no parece posible. Soy pequeño. Soy un hombre de una inteligencia sencilla, acostumbrada a vivir y a hacer pequeñas cosas.

Me supera este problema del paro y la inseguridad en que viven tantos hermanos. Y quiero perforar la vida para que mi conciencia se alerte, se solidarice, se abra, se espabile, se active. Perforar para que mi corazón no se quede en el lamento fácil, sino para que me ponga en actitud de búsqueda, para que sepa que en medio de la noche nadie debe caminar solo, sino que nos hemos de coger de tu mano.

Perforar para que brote la Fuente, el Manantial de Vida, que se esconde tras un corazón aparentemente frío y apagado. Perforar para que se aproveche bien este momento silencioso, tímido, corto, en medio de otras muchas movidas e inquietudes.

ORACIÓN

Señor Jesucristo, has hecho brillar tu luz en las tinieblas de la muerte, la fuerza protectora de tu amor habita en el abismo de la más profunda soledad; en medio de tu ocultamiento podemos cantar el aleluya de los redimidos.

Concédenos la humilde sencillez de la fe que no se desconcierta cuando tú nos llamas a la hora de las tinieblas y del abandono, cuando todo parece inconsistente. En esta época en que tus cosas parecen estar librando una batalla mortal, concédenos luz suficiente para no perderte; luz suficiente para poder iluminar a los otros que  también lo necesitan.

Haz que el misterio de tu alegría pascual resplandezca en nuestros días como el alba, haz que seamos realmente hombres pascuales en medio del sábado santo de la historia.

Haz que a través de los días luminosos y oscuros de nuestro tiempo nos pongamos alegremente en camino hacia tu gloria futura.

Amén

 

 

Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, Cuaresma, DIOS, DOMINGO, ESPERANZA, EVANGELIO, TERNURA, VIDA

Viernes Santo /NO HE PERDIDO NINGUNO DE LOS QUE ME HAS CONFIADO

Eres tú el rey de los judíos?” Jesús le contestó: “¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí?” Pilato replicó: “¿Acaso soy yo judío? Tu gente y los sumos sacerdotes te han entregado a mí; ¿qué has hecho?” Jesús le contestó “mi  reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí”. Pilato le dijo: “Conque, ¿tú eres rey?” Jesús le contestó: “Tú lo dices: soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz”. Pilato le dijo: “Y ¿qué es la verdad?”

Tomaron a Jesús, y él, cargando con la cruz, salió al sitio llamado “de la Calavera” (que en hebreo se dice Gólgota), donde lo crucificaron; y con él a otros dos, uno a cada lado, y en medio, Jesús.

Junto a la cruz de Jesús estaba su madre, la hermana de su madre, María, la de Cleofás, y María, la Magdalena. Jesús, al ver a su madre y cerca al discípulo que Tanto quería, dijo a su madre: “Mujer, ahí tienes a tu hijo”. Luego, dijo al discípulo: “Ahí tienes a tu madre”. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa.

Después de esto, sabiendo Jesús que todo había llegado a su término, para que se cumpliera la Escritura dijo: “Tengo sed”.

Había allí un jarro lleno de vinagre. Y, sujetando una esponja empapada en vinagre a una caña de hisopo, se la acercaron a la boca. Jesús, cuando tomó el vinagre, dijo: “Está cumplido”. E, inclinando la cabeza, entregó el espíritu. Jn 18, 1-19, 42

Jesús sabe lo que va a ocurrirle y da un paso adelante para preguntarles a quién buscaban, sólo para ponerlos al nivel del suelo al identificarse a sí mismo como soy yo, tras la respuesta de que buscaban a «Jesús de Nazaret». Al repetir la fórmula de la revelación de sí mismo (soy yo), informa a sus adversarios de que sus planes sobre Jesús de Nazaret pueden llevarse a cabo si dejan marchar en libertad a los discípulos.

El narrador recuerda las palabras de la oración de Jesús: «No perdí a ninguno de los que me disté» Ni siquiera Judas, el traidor, es excluido de aquellos a los que debe dejarse en libertad. El hecho de que incluso en este contexto hostil no se haga ninguna excepción, «No perdí a ninguno», es un indicio de que este evangelio no emite un juicio final sobre el discípulo Judas. Por muy perversa que haya sido su acción, ahora se le integra en la protección del Padre cuyo magnificiente amor ha sido revelado por Jesús. Judas está «con» los adversarios De Jesús, pero no juega ningún papel activo en el prendimiento.

Jesús rogó por sus discípulos y por quienes han oído la palabra mediante el ministerio de éstos, para que fueran integrados en la unión de amor que existía desde el principio entre el Padre y el Hijo, «para que así el mundo crea que tú me has enviado y les has amado.

Oración

Amado Dios

Toma mi vida

y permíteme vivir serenamente este día.

Abre mi mente a pensamientos positivos.

Saca de mí todo mal sentir hacia los otros.

Haz posible que yo pueda sentir gozo, amor, compasión,

y permíteme sentirme vivo otra vez.

Ayúdame a aceptar las cosas como son,

a aguantar la lengua,

a cumplir con mis tareas diarias,

a dar libertad con amor.

Llévate mis preocupaciones por el futuro.

Que yo pueda darme cuenta de que en Tus manos todo se me provee,

que no tengo control sobre nada sino yo mismo,

que el presente es precioso y pasa muy pronto.

Ayúdame a recordar que

el odio y el dolor dirigidos a mí

son el odio y el dolor que siente la otra persona.

Gracias por aceptar mi carga y por hacerla más liviana.

Amen

 

Publicado en CONFIANZA, CORAZÓN, Cuaresma, DIOS, DOMINGO, ESPERANZA, EVANGELIO, LIBERTAD, SANACION, TERNURA, TRISTEZA, VIDA

Jueves Santo /PARA QUE TAMBIÉN VOSOTROS OS AMÉIS HASTA EL EXTREMO

 

Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo. Estaban cenando, ya el diablo le había metido en la cabeza a Judas Iscariote, el de Simón, que lo entregara, y Jesús, sabiendo que el Padre había puesto todo en sus manos, que venía de Dios y a Dios volvía, Se levanta de la cena, se quita el manto y, tomando una toalla, se la ciñe; luego echa agua en la jofaina y se pone a lavarles los pies a los discípulos, secándolos con la toalla que se había ceñido. Llegó a Simón Pedro, y éste le dijo: «Señor, ¿lavarme los pies tú a mí?» Jesús le replicó: «Lo que yo hago tú no lo entiendes ahora, pero lo comprenderás más tarde».

Pedro le dijo: «No me lavarás los pies jamás».

Jesús le contestó: «Si no te lavo, no tienes nada que ver conmigo».

Simón Pedro le dijo: «Señor, no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza».

Jesús le dijo: «Uno que se ha bañado no necesita lavarse más que los pies porque todo él está limpio. También vosotros estáis limpios, aunque no todos».  Porque sabía quién lo iba a entregar, por eso dijo: «No todos estáis limpios». Cuando acabó de lavarles los pies, tomó el manto, se lo puso otra vez y les dijo: «¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros?  Vosotros me llamáis “el Maestro” y “el Señor”, y decís bien, porque lo soy.

Pues si yo, el Maestro y el Señor, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros; os he dado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros, vosotros también lo hagáis». Jn 13, 1-15

REFLEXIÓN BREVE

No hay nada más urgente e imprescindible para nuestros hermanos que la ternura, esa sensibilidad que permite “custodiar la belleza de la creación”, así como “custodiar a la gente, el preocuparse por todos, por cada uno, con amor, especialmente por los niños, los ancianos, quienes son más frágiles y que a menudo se quedan en la periferia de nuestro corazón”.

Mientras escuchaba la homilía del Papa Francisco, he recordado frecuentemente al obispo Tonino Bello, el mismo que soñaba con una Iglesia que fuera “la Iglesia del delantal” porque, decía, ese es el único ornamento sacro que podemos atribuir a Jesús. Me he imaginado a Tonino Bello sonriente, satisfecho de que su sueño fuese proclamado en la Plaza de San Pedro nada menos que por un Papa: “El verdadero poder es el servicio… un servicio humilde, concreto, rico de fe”.

La Iglesia del delantal, la Iglesia de la ternura. Miles de personas en todo el mundo han sentido, de manera intuitiva, aunque no supieran explicarlo mucho, que ese es el camino. Su corazón se lo está diciendo. Ojalá seamos capaces de estar a la altura de estos hermosos ideales, que nuestro hermano Francisco ha sido capaz de despertar de nuevo en nuestro interior.

Emili Turú, tras el inicio del pontificado de Francisco. (Zenit, 22/03/2013)

ORACIÓN

Déjame, Señor, mirarte bien por dentro,

entrar en tu Corazón y dejarme seducir

y que aumenten mis deseos de querer

ser como Tú,

conocerte internamente, amarte y

seguirte más,

apostar mi vida junto a Ti, déjame verte,

Señor,

 AMANDO HASTA EL EXTREMO,

DEJÁNDOTE LA PIEL,

ENTREGANDO LAS ENTRAÑAS,

TUS ENTRAÑAS DE MUJER,

EN UNA TOALLA Y UN LEBRILLO,

EN UN ACARICIAR LOS PIES,

EN UN MIRARNOS HASTA EL FONDO

SIN NADA QUE REPROCHAR

Y SIN NADA QUE PEDIR,

Y CON TANTO PARA DAR

 Yo, el Maestro y el Señor, ya no puedo

amaros más,

pues como el Padre me ha amado, así

os he amado yo.

Os dejo mi vida entera en este Vino y

este Pan,

este Pan que soy yo mismo que me

parto y que me doy,

mi deseo es que os améis de corazón,

Yo también os quiero ver

 AMANDO HASTA EL EXTREMO…

Amando hasta el extremo

| Álbum Deseos (Maite López)