Publicado en AMOR, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, ESPERANZA, PERDON, SANACION, SOLEDAD, TERNURA, TRISTEZA, VIDA

Solemnidad de la Ascensión del Señor!!

Hoy nos reunimos para celebrar la fiesta y la gran solemnidad de la Ascensión del Señor a los cielos. En esta celebración vemos resumida toda la vida de Jesús: subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre todopoderoso. Pero también nos dice que permanece con nosotros en los sacramentos y nos deja su Evangelio. Hoy nos va a recordar tres cosas muy importantes: la misión, la promesa y la confianza de que Él está siempre, siempre con nosotros. Escuchemos con atención el Evangelio que nos hace san Mateo en el capítulo 28, versículo 16 al 20:
Los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Al verlo, ellos se postraron, pero algunos dudaron. Acercándose a ellos, Jesús les dijo: “Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos”. Lc 1,26-38.

asencion-jpg_66cf6696cd877e8

Querido amigo, después de resucitar Jesús, de estar con sus discípulos, de darles tranquilidad, de darles fuerza, de insuflarles su Espíritu, asciende al cielo y se sienta a la derecha del Padre. Pero sus discípulos no se quedan solos, no van a permanecer huérfanos, más adelante serán bautizados con su Espíritu Santo y les dará fuerza para predicar la buena noticia, el Reino, hasta los confines del mundo. Es más, les dice que no les abandonará, que nunca estarán solos, que todos los días hasta el fin del mundo estará Él. Hoy, en este texto, se nos recuerda la gran misión que inició Jesús y que quiere que continuemos, quiere que organicemos, que trabajemos por otro tipo de mundo más humano, más cercano, más evangelizado, más llenos de Dios, pero siempre mirando al cielo porque sabemos que Él nunca, nunca nos va a fallar.
San Mateo nos ofrece al final de la vida de Jesús este lugar significativo, Galilea, donde el Señor había comenzado su misión, en un monte, donde siempre se había congregado y allí, para finalizar su misión, reúne a sus discípulos, aunque ya muchos estarían dispersados por la Pasión y por la muerte de Jesús, pero quiere fortalecer su fe vacilante y desconcertada y cuando están allí, les deja la misión, la promesa, el testigo: “Id por el mundo y proclamad todo lo que Yo os he enseñado, consagrando a todos los hombres y bautizándoles”. Esta es la misión, querido amigo, que a ti y a mí nos encomienda Jesús y que se nos presenta con exigencia, con una exigencia de vivir una fe sólida y fuerte en nuestra vida de cristianos. Tenemos que aceptar la misión que Él nos da: Jesús nos envía al mundo, al mundo donde trabajamos, al mundo donde vivimos, pero no nos retira del mundo, viene Él con nosotros, pero siempre mirando al cielo.
Querido amigo, esta solemnidad de la Ascensión del Señor es un recuerdo gozoso que nos encomienda el Señor: testimoniarle donde estemos. La fiesta del compromiso, la fiesta de la esperanza. Un compromiso de hacer presente a Jesús en nuestra vida, que sea la solución de nuestro entendimiento difícil de lo que nos sobrepasa, que seamos pequeños radios de acción donde estamos en el entorno de cada día, que vivamos con ojos y corazón la espera de Jesús. Esta es la misión y el compromiso de hoy.
¡Cuántas veces tenemos que pedirle al Señor perdón porque no somos ágiles en la misión! Pero le damos gracias porque Él va con nosotros, Él está siempre a nuestro lado, Él quiere que le veamos, que estemos con Él siempre. Y verle en la Transfiguración y verle en la Ascensión. Somos hombres humanos con mirada de cielo. Que no impidamos a nadie llegar a esta vida con nuestro testimonio y que seamos esa bienaventuranza feliz por donde vayamos porque anunciamos el Reino. Cómo hoy dice el salmo: “Portones, ¡alzad los dinteles!, ¡que se alcen las antiguas compuertas! ¡Va a entrar el Rey de la gloria, ese es el Rey del Universo!”. Y en la tierra Tú te quedas para quitarnos nuestras dudas y llenarnos de alegría, quitarnos nuestras tristezas y quitarnos todo lo que nos preocupa. ¡Aclamemos hoy al Señor que sube! Pero tengamos la confianza de que Él está siempre con nosotros. Unámonos al salmo de hoy: “¡Pueblos todos, batid palmas! Aclamad a Dios con gritos de júbilo, porque Dios asciende entre aclamaciones, el Señor al son de trompetas. ¡Tocad para Dios, tocad! ¡Tocad para nuestro Rey, tocad!”.
Con gozo, con alegría, entramos en este encuentro y sentimos el compromiso y el deseo de Jesús hoy para que lo vivamos profundamente. Él nos da todo el poder y nos dice: “Id y haced discípulos míos”. Vamos a pedir a la Virgen que nos dé esa fuerza, la Madre de la Esperanza, la Madre de la fuerza, la Madre de la misión. Con ella nos unimos con gozo y… “hombres de Galilea, varones de Galilea, ¿qué hacéis mirando al cielo?”. La vida en la tierra, pero los ojos y el corazón en el cielo…
Querido amigo, disfrutemos de esta fiesta y pensemos y reflexionemos en el compromiso de Jesús para poderlo glorificar y para poder ser testigos, como Él quiere, en todos los lugares del mundo donde trabajemos y estemos.
¡Que así sea, querido amigo!

FRANCISCA SIERRA GÓMEZ

Anuncios
Publicado en AMOR, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, ESPERANZA, PSICOLOGIA, SANACION, SOLEDAD, TERNURA, TRISTEZA, VIDA

En Ti, Señor, yo creo!!

En Ti, Señor, yo creo.
Tú eres el Amor vivificante
En Ti, Señor, yo espero
Amor desconcertante
abrazo de la vida palpitante.
 
Espíritu de fuego
que imprimes en el cielo tu semblante
por Ti camino y muero
camino hacia el levante
aurora del Amor reconfortante.
 
Unción de aceite nuevo
Oh crisma del aroma unificado
Espíritu del cielo
Oh Soplo del Amado
Oh perfume de vida regalado.
 
Oh sangre de sus llagas
licor de eternidad que embriaga el alma
Espíritu que embriagas
y das sosiego y calma
Oh pálpito de vida que me salva.
 
Amor santificante
que quemas en mis horas tu alabanza
Oh don gratificante
renueva mi esperanza
la entrega que camina en la confianza.

Autor: Fray Alejandro R. Ferreirós OFMConv

Publicado en AMOR, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, ESPERANZA, PSICOLOGIA, SANACION, SOLEDAD, TERNURA, TRISTEZA, VIDA

DESEO!!

Hechos 18,23-28. Pablo se pone otra vez en camino y regresa a Antioquía. Visita las comunidades de Galacia y Frigia. Finalmente, llega a Efeso, uno de los mayores centros comerciales y religiosos del mundo greco-romano. Antes que él había llegado un judío, originario de la ciudad egipcia de Alejandría y conocido por el nombre de Apolo. Estamos mal informados acerca de este predicador: era un hombre versado en la Escritura y anunciaba a Jesucristo, pero su enseñanza parece que era muy arcaica, incluso de antes de Pentecostés. Lucas dice que Priscila y Aquila completaron su instrucción antes de enviarle a Corinto, donde hizo un excelente trabajo. Salmo 46: cfr. viernes de la sexta semana.
FOTO LORETTA 002
Juan 16,23b-28. ¡Dichosos los discípulos que han creído en la palabra de Jesús! ¡Dichosos, porque ahora tienen acceso al Padre! ¡Dichosos discípulos que reencuentran el Paraíso perdido! La ofrenda amorosa de Jesús abre las puertas del Reino, y el hombre vuelve a encontrar el camino de la ternura de Dios. Este camino es Cristo mismo. Orar en el nombre de Jesús es estar unido estrechamente al Hijo por la fe y el amor; orar en el nombre de Jesús es, sin duda alguna, tocar el corazón del Padre. ¿Cuánto tiempo, Señor? ¿Cuánto tiempo va a durar nuestra prueba? Mira cuántas angustias, injusticias y violencias: ¡es como para desanimarse! El tiempo de la Iglesia, mientras dura la espera, es tiempo de paciente súplica. La oración es característica del tiempo de nuestra «viudedad», pues nos lleva hacia las realizaciones de Dios. Nos arrastra hacia él. Está llena de futuro, hace que germine en nosotros lo que será. «Pedid en mi nombre». Cuando Jesús orienta nuestra mirada hacia el Padre «que os ama», sabe que nuestra existencia se va a «agrietar» en esta atracción. «Pedid y recibiréis»… Dios quiere dilatarla vida y el mundo de los hombres.
Orar invocando el nombre de Jesús es pedir que venga a nosotros y al mundo el destino que ha marcado su vida. Orar es recibir su energía y su luz para acelerar, con todos, el advenimiento de un mundo transfigurado. Es entregarnos ya al futuro. La Iglesia de la Pascua y de la Ascensión es la Iglesia de la dulce invocación. «El Espíritu gime en nosotros», escribe Pablo. En el pueblo de los «pequeños», que reemprende sin cesar su camino de dificultades, de obstinaciones y de amor, los cristianos serán siempre los hombres vigilantes que creen en la luz y la buscan incluso en medio de la tempestad. Nada podrá disuadirlos de amar y de esperar: «Pedid y recibiréis». En el silencio de la oración, acogen ya el mañana: seguirán caminando «como si vieran lo invisible».
¡Señor, enséñanos de nuevo a orar!
Danos tu Espíritu, palabra nueva
que despierta nuestros corazones lánguidos,
fuego devorador que nos abrasa
de deseos de buscarte.
Que nuestra vida sea entregada al amor,
ahora y por todos los siglos.
** *
En verdad es bueno glorificarte. Señor,
en cualquier tiempo y circunstancia,
pero mucho más hoy,
cuando tu Iglesia celebra la gloria de tu Hijo.
Exaltado en la gloria,
él no deja de interceder por nosotros
y por la alegría de su Iglesia,
y él envía al Espíritu de verdad,
al defensor de los creyentes.
Fiel hasta el final a tu mandamiento,
él ha vencido a la muerte;
y, resucitado, vive junto a ti
y nos permite vivir de tu vida.
Unidos a todos los que han creído en tu prometa
a lo largo de los tiempos y las edades,
te cantamos, oh Dios, nuestra esperanza.
Publicado en AMOR, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, ESPERANZA, TERNURA, VIDA

Amigo, Soneto 3!!

amigo
Es la amistad un ave peregrina
que se posa en mi brazo una mañana
me alegra como el sol en mi ventana
y bendice las horas y los días.
 
Lluvia fresca si el desierto me calcina
y una nube en mi cielo perfumada
la luz de un nuevo día entusiasmada
y frescura en los pies del que camina.
 
Es la amistad esencia de la vida
que peregrina su historia acompañada,
la chispa que enciende su alegría,
 
su música en los ojos entregada,
la pasión de gozarla sin medida,
y el entusiasmo de vivirla en la mirada.

Fray Alejandro R.