Publicado en ESPERANZA, EVANGELIO, LIBERTAD, TERNURA, VIDA, Vocacion

16 tiempo ordinario-Tolerancia

“Los criados le preguntaron: ¿Quieres que vayamos a arrancarla? Pero él respondió: No, pues al arrancar la cizaña podríais arrancar también el trigo. Dejadlos crecer juntos hasta la siega” (Mt 13, 28-30)

La palabra tolerancia indica por sí misma que estamos ante un mal. El bien no se tolera, se defiende, se abraza, se promociona. Toleramos el ruido que hace un niño o los apretujones en el autobús o las excentricidades de alguien. Si lo soportamos es porque evitarlo o suprimirlo nos causaría mayor mal que bien.

Pero tolerancia no significa aprobar. Dios tolera el mal en el mundo y no hace llover fuego y azufre sobre el que se porta mal; por eso no es un motivo para no pecar el temor al castigo divino en esta vida.

Dios no es vengativo ni castiga en ese sentido.

Dios espera, cuenta con el tiempo para que, quien hace el mal, se arrepienta.

Aunque cuando llega la hora de la siega, que es la muerte, cada uno es responsable de sus actos y recibirá el premio merecido.

La vida no se puede vivir como un juego, como que se pudiera pecar pensando que Dios no se entera, o que al pecar no pasa nada. Entre otras cosas porque no sabemos cuándo vamos a morir.

También la Iglesia tolera el mal, incluso dentro de sus fieles, pero no deja de hablar al corazón de las personas para que se conviertan. Más que tomar medidas coercitivas para arrancar el mal de las personas, hay que dar luz, convencer, de modo semejante a cómo actúan los productos que se echan en las plantas para que reaccionen.

Porque tolerar el mal no es aprobarlo, es necesario hacérselo ver a quien lo comete y así uno mismo no acostumbra. ¡Podemos hacer tanto bien! Pero el camino no es echar en cara los errores como consecuencia del enojo, ni la crítica que no ayuda. La prudencia lleva a decir las cosas en el lugar y momento oportuno, y siempre con caridad.

Que no me acostumbre a ver el pecado, como si fuera una simple incorrección, como si fuera algo normal; que lo valore como Tú lo valoras y me duela por Ti y por esas personas. Pero que no sea mi amor propio herido el que me lleve a corregir de modo destemplado. Te pido perdón por los pecados que veo en los demás y en mí; dame fortaleza y paciencia para corregirlos.

Jesús Martínez García

Publicado en CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, DOMINGO, ESPERANZA, EVANGELIO, TERNURA, VIDA, Vocacion

15 tiempo ordinario – La tibieza

“Salió el sembrador a sembrar… Otro poco cayó entre zarzas, que crecieron y lo ahogaron. El resto cayó en tierra buena y dio fruto: unos, ciento; otros, sesenta; otros treinta” (Mt 13, 3-8)

La tierra era la misma, la semilla la misma, el riego el mismo, ¿y por qué una dio cien y otra sesenta o treinta? La causa estaba en la disposición de la tierra. La tibieza es una enfermedad del alma por la que el corazón se vuelve tardo para las cosas de Dios, y en vez de darse del todo, se conforma con ir tirando, con cumplir, porque no se tiene puesto en Dios y en su servicio, sino en uno mismo: uno se ilusiona con sus cosas y está pronto para lo suyo; en cambio, el cumplimiento del deber se vuelve enojoso, se hace lo mínimo para no llamar la atención, y se torna en un cumplimiento externo, vacío. El resultado es la falta de fruto: la falta de fraternidad y de afán apostólico, y en el interior, un poso de tristeza, que contrasta con la alegría que se tuvo en horas de mayor entrega.

Triste cuadro para quien está llamado a que la vida divina circule por sus venas, para quien ha gustado el amor de Dios. Es una pena que la voz de Dios no dé fruto en tanta gente porque los cuidados del mundo incapacitan escucharla, pero más lamentable es todavía quien, habiendo entendido a Dios, se aleje de Él por tonterías, que al final –y en medio– no sacian. Tantos y tantas esclavos de la frivolidad, que no se deciden a entregarse del todo, a romper con pequeños hilos que les atan a la tierra.

Porque no es sólo su felicidad, sino que ¡dependen tantas cosas, tantas almas de su fidelidad!

¿Puedo decir con verdad que estoy contento? ¿Hay algo que me pide Dios y yo me resisto a darle? ¿Podría pedirme Dios algo más? ¿Qué frutos he dado desde hace un año? ¿Mi vida está sirviendo a Dios? ¿Dónde tengo el corazón? Señor, quiero arrancar con el dolor y la penitencia esos lazos que me ha tendido el diablo, quiero ofrecerme a Ti del todo.

Voy a poner los medios decididamente para que Tú seas la vida de mi vida, el norte y el impulso de mi corazón, para que puedas recoger todo lo que esperas de mí.

Jesús Martínez García

Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, ESPERANZA, EVANGELIO, TERNURA, VIDA, Vocacion

11 de julio. SAN BENITO, ABAD, PATRONO DE EUROPA

 

Con toda razón, el papa Pablo VI, en 1964, nombró a san Benito patrono de Europa. Porque fue muy notable su aportación y la de sus hijos, los monjes y monjas de la familia benedictina, a la cultura y a la fe, en los orígenes de Europa.

Unos años más tarde, en 1980, Juan Pablo II dio el mismo título a los dos hermanos orientales san Cirilo y san Metodio, que recordamos el 14 de febrero. Así, los tres, uno occidental y dos orientales, son copatronos de Europa y se celebran con categoría de fiesta. En octubre de 1999, el mismo Papa, al inicio del Sínodo especial de obispos de Europa, declaró copatronas de Europa a tres santas: una sueca, del siglo XIV, Santa Brígida; otra italiana, también del siglo XIV, santa Catalina de Siena; y otra de Alemania, Edith Stein (santa Teresa Benedicta de la Cruz), del siglo XX Las noticias sobre la vida de san Benito las tenemos de san Gregorio Magno, en el libro de sus Diálogos. Nació en Nursia, en la región italiana de Umbría, y después de estudiar en Roma, se retiró a la vida monástica: primero en solitario, como eremita, y luego fundando comunidades en Subiaco y Montecassino.

Su memoria se celebraba antes el 21 de marzo, porque murió en tal día, el año 547. Para que no coincidiera con la Cuaresma, en el actual Calendario (1969) se ha pasado al 11 de julio, fecha en que tuvo lugar el traslado de sus restos a Fleury de Francia, a orillas del Loira.

Proverbios 2,1-9: “Presta atención a la prudencia ” En el libro de los Proverbios leemos una invitación a la sabiduría y la prudencia, que son un tesoro humano, pero, sobre todo, dones de Dios: “Es el Señor quien da la sabiduría”.

La elección del pasaje no se debe sólo a que san Benito brillara por esta sabiduría divina, sino porque existe un paralelismo evidente entre este pasaje y el inicio de su Regla: “Escucha, hijo, estos preceptos de un maestro, aguza el oído de tu corazón, acoge con gusto esta exhortación de un padre entrañable y ponía en práctica”. La página que leemos de los Proverbios empieza: “Hijo mío, si aceptas mis palabras y conservas mis consejos…”.

El salmo responsorial nos hace repetir una breve frase que juega con el nombre de Benito (Bendito): “Bendigo al Señor en todo momento”.

Mateo 19,27-29: “Recibirá el ciento por uno” El seguimiento de Cristo, por parte de los cristianos y, de modo especial, por los que abrazan la vida religiosa y consagrada, tiene sus mejores antecedentes en los apóstoles, que lo dejaron todo y le siguieron.

Pedro, mostrando una sensibilidad no demasiado gratuita, le pregunta al Maestro qué van a recibir a cambio. La respuesta de Jesús es un poco misteriosa: apunta al final de los tiempos, asegurando un lugar privilegiado a sus seguidores, como jueces de las doce tribus y, además, el ciento por uno de lo que han dejado.

San Benito y su familia de seguidores nos dan un ejemplo magnífico de renuncia a los bienes de este mundo para seguir a Cristo y su estilo evangélico de vida. Benito no fue el primer monje occidental, pero sí el que más influencia tuvo en este género de vida cristiana, sobre todo por su célebre Regla, de la que en el Oficio de Lectura leemos parte del Prólogo.

Los cristianos, tanto si nos quedamos en el mundo como imaginábamos la vida monástica o el apostolado activo de las comunidades religiosas, tenemos un buen modelo en san Benito.

La verdadera sabiduría, de la que habla la primera lectura, y el seguimiento generoso del evangelio son actitudes que han adoptado miles y miles de cristianos, sobre todo en la vida religiosa. Seguir a Cristo es el camino mejor para alcanzar los bienes más importantes.

De este santo la historia recuerda, entre otras cualidades, su mesura, su prudencia, su discreción. Invitaba a los suyos a una vida evangélica profundamente vivida y, a la vez, quería que se caracterizaran por un sentido de equilibrio, por ejemplo, en la organización de su vida comunitaria y en los momentos y en la duración de su plegaria y de su descanso.

Nos viene bien recordarlo, porque todos podemos tender a exagerar, a ser un tanto extremistas en nuestras posturas. Incluso para el bien vale la consigna de san Benito: ne quid nimis (no exagerar en nada).

San Benito, además, supo conjugar en su Regla el trabajo y la oración, la caridad y la liturgia. Pablo VI, en el Breve con que lo nombra patrono de Europa, explica cómo fue Padre y Maestro del Viejo Continente con la cruz, con el libro y con el arado: la oración, la cultura y el trabajo manual.

La cultura era fundamental en unos momentos en que se derrumbaba el antiguo mundo romano y Europa se abría a los nuevos pueblos nórdicos. La vida monástica contribuyó a conservar y difundir la cultura clásica a las generaciones siguientes. También el trabajo fue un lema monástico que se convirtió en base del progreso de los pueblos. El lema de san Benito ora et labora ha sido imitado y adaptado repetidas veces, y ha sido norma de una vida cristiana y monástica equilibrada y lúcida.

Las tres oraciones de la misa hablan del “servicio de Dios”, o sea, de la liturgia. Y es que la familia benedictina supo centrar su espiritualidad en la celebración litúrgica, con la riqueza con que se entendía en aquel siglo VI.

San Benito nos enseñó la primacía del culto divino: no hay que anteponer nada a “la obra de Dios”, que es la oración litúrgica.

Pero este servicio de Dios se relaciona claramente, en las mismas oraciones, con otros aspectos de la vida cristiana, aludiendo cada vez a consignas que san Benito da en su Regla:

– la oración colecta pide avanzar en la línea del amor a Dios con libertad de corazón: “Hiciste del abad san Benito un esclarecido maestro en la escuela del divino servicio: concédenos que, prefiriendo tu amor a todas las cosas, avancemos por la senda de tus mandamientos con libertad de corazón”;  – en la oración sobre las ofrendas se pide que esta liturgia bien celebrada repercuta en la unidad y la paz comunitaria: “Buscándote a ti solo, como él te buscó, merezcamos encontrar en tu servicio el don de la unidad y de la paz”;

– y en la poscomunión, que la liturgia nos lleve a la caridad fraterna: “Para que nos mantengamos fieles en tu servicio y amemos a nuestros hermanos con caridad ardiente”.

 

Publicado en Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, DOMINGO, ESPERANZA, EVANGELIO, TERNURA, VIDA, Vocacion

14 tiempo ordinario//Cansados y agobiados

“Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, que yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso” (Mt 11,28-29)

Hay que diferenciar el cansancio físico y tener la cabeza ocupada para intentar resolver los problemas, del hecho de estar enfadados o cargados porque nos apoyamos sólo en nosotros mismos. Hemos de contar con Jesús para descansar. Es cambiar de yugo: dejar el nuestro –nuestras preocupaciones, los motivos humanos– y hacerlo todo con Él y por Él, ofreciéndolo por la Iglesia, por las vocaciones, cargando, como decía san Pablo con el peso de todas las iglesias. Esto no quita que estemos cansados físicamente, pero no estará agotado el fondo de nuestro ser, porque lo que más agota es pensar en uno mismo.

«Cualquier otra carga, decía san Agustín, te oprime y abruma, más la carga de Cristo te alivia el peso. Cualquier otra carga tiene peso, pero la de Cristo tiene alas.

Si a un pájaro le quitas las alas parece que le alivias el peso, pero cuanto más le quites este peso, tanto más le atas a la tierra. Ves en el suelo al que quisiste aliviar de un peso; restitúyele el peso de sus alas y verás cómo vuela» (Sermón 126).

 

Se trata de adquirir la costumbre de ir a la oración y contarle al Señor lo que nos pasa. «¿A quién contaré mis penas, mi lindo amor?, ¿a quién contaré mis penas, sino a vos?», que decía un poeta antiguo. Entenderemos que los problemas no se solucionan por estar más preocupados por ellos, o por dedicarles más tiempo, incluso robándolo a las normas de piedad o al que debemos a los demás, y que lo que realmente es importante es tener una actitud interior de calma y confianza en Dios, de mansedumbre y humildad. Hay que intentar resolver los asuntos, pero hemos de convencernos de que, si no llegamos o no se resuelven, eso no es lo más importante, sino nosotros mismos y los demás. Entonces se disipan los dilemas.

Acepto ahora el peso que llevo y quiero contar contigo para que, entre los dos, lo llevemos. Ayúdame para que nada me turbe, nada me espante; porque si Tú vas conmigo, tu vara y tu cayado me sosiegan. Recuérdame, María, que vaya a Jesús una y otra vez.

Jesús Martínez García