Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, ESPERANZA, EVANGELIO, PERDON, PSICOLOGIA, SANACION, SOLEDAD, TERNURA, TRISTEZA, VIDA

La belleza nos lleva a Dios. Un santo ecologista!!

svyatoy_frantsysk_06
1)   Para saber
 En estos últimos años la “ecología” se ha tratado desde muy diversos aspectos: desde el científico hasta el político. Coinciden en querer preservar las especies, así como proteger la naturaleza. Motivos importantes para tomarlos en cuenta.
 Pues ha existido un santo que se le podría considerar un ecologista: San Francisco de Asís. Fue un hombre que supo desprenderse de todas sus riquezas y afanes, a fin de unirse de una manera radical a Dios. Así descubrió la vanidad y pequeñez de las cosas de la tierra.
 Fue por el Don de Ciencia que San Francisco supo mirar de una nueva manera a todas las criaturas, y admirarlas en su justo valor y belleza. Por ello se enamoró de la pobreza.
 San Francisco sabía encontrar a Dios en todas las criaturas, todo le hablaba de Dios. Por eso él sentía una honda fraternidad con todas las criaturas y les llamaba “hermanas”. Así decía: hermano lobo, hermano sol, hermana luna… No le agradaba que mataran a los pájaros, que talaran los árboles, o maltrataran los animales.
 Solía hablarles a éstos e, incluso, ¡predicarles! En una ocasión les predicó a las aves y, no sólo no se alejaron, sino que llegaron a reunirse muchas de ellas frente al santo. Con esa prédica hacía su oración al Creador y le daba gracias por esos pájaros y por toda la creación.
2)   Para pensar
 El Espíritu Santo nos ayuda con el don de Ciencia a amar el mundo en su justa medida. En el mundo hay “huellas” que nos descubren a su Creador. Ha habido pensadores que han demostrado la existencia de Dios a partir de estudiar a sus criaturas.
 Uno de ellos fue el gran filósofo Santo Tomás de Aquino, quien encontró cinco diversos caminos, “vías”, para hacer tal demostración. No tomó en cuenta los argumentos de la fe, como la Biblia. Y no porque fueran inválidos, sino porque quiso demostrar que con la sola razón se podía llegar a Dios. Partiendo de las criaturas, y siguiendo un método estrictamente filosófico, concluye exitosamente que Dios existe.
 San Agustín, otro gran teólogo y filósofo, nos invita a descubrir a Dios viendo la belleza de las cosas: “Interroga a la belleza de la tierra, interroga a la belleza del mar, interroga a la belleza del cielo… interroga a todas estas realidades. Todas te responden: ‘Somos bellas’… Pues bien, estas bellezas sujetas a cambio, ¿quién las ha hecho sino la Suma Belleza que no está sujeta a cambio?” (Sermón 241,2).
 ¡Cuánto más belleza no habrá en quien ha creado a todas ellas! Pensemos si al admirar el mundo, también sabemos descubrir en él a Dios.
 3) Para vivir
 Si sabemos descubrir a Dios en todas las cosas, sabremos agradecerle que nos las haya dado: la lluvia, el sol, la noche, el campo, el mar y, sobre todo, las demás personas que nos rodean.
 Si las cosas manifiestan la belleza de Dios, los hombres y mujeres que han sido creados a imagen y semejanza de Dios (cfr. Gen 1,26), con mucha mayor razón reflejarán la perfección divina. Cierto que esa belleza sólo es en parte, pues contamos con nuestros defectos. Pero esos defectos no pueden hacer que nos olvidemos que somos hijos de Dios.
 Vivamos pues, en armonía con la naturaleza que el Creador nos ha dado y en paz con las demás personas.
Autor: Padre José Martínez Colín
Anuncios
Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, ESPERANZA, PSICOLOGIA, SANACION, SOLEDAD, TERNURA, TRISTEZA, VIDA

SI ALGUIEN TE BUSCA!!

topic8
Con frío… es porque tienes calor
Con alegría… es porque tienes una sonrisa
Con lágrimas… es porque tienes un pañuelo
Con versos es… porque tienes la música
Con dolor es… porque tienes el remedio
Con palabras es…porque sabes oír
Con hambre es… porque tienes el alimento
Con dudas… es porque sabes el camino
Pidiendo limosna… es porque tienes más que Él
Con desanimo… es porque tienes la realidad
Desesperado. .. es porque tienes la serenidad
Con entusiasmo.. . es porque tienes el brillo
Con secretos… es porque tienes su confianza
Con tumultos… es porque tienes las respuestas
Con confianza… es porque te la haz ganado
Con miedo… es porque tienes el amor
Nadie llega por accidente o casualidad a Ti!!
anonimo
Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, ESPERANZA, EVANGELIO, PERDON, SANACION, SOLEDAD, TRISTEZA, VIDA

El que quiera venir conmigo que se niegue a sí mismo.

22º Domingo del Tiempo Ordinario

En este encuentro vemos cómo Jesús continúa explicando a sus discípulos quién es Él. Ha oído ese examen de amor del domingo anterior y hoy les explica quién es Él, cuál va a ser su fin, cómo se va a mover, en qué consiste seguirle a Él, cómo va a terminar, va a ser ejecutado, va a resucitar al tercer día y el que quiera seguirle tiene que negarse a sí mismo. Escuchemos con atención el Evangelio de Mateo, capítulo 16, versículo 21 al 27:
Desde entonces comenzó Jesús a manifestar a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén y padecer allí mucho por parte de los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, y que tenía que ser ejecutado y resucitar al tercer día. Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo: “¡Lejos de ti tal cosa, Señor! Eso no puede pasarte”. Jesús se volvió y dijo a Pedro: “¡Ponte detrás de mí, Satanás! Eres para mí piedra de tropiezo, porque tú piensas como los hombres, no como Dios”. Entonces dijo a los discípulos: “Si alguno quiere venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, tome su cruz y me siga. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí, la encontrará. ¿Pues de qué le servirá a un hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma? ¿O qué podrá dar para recobrarla? Porque el Hijo del hombre vendrá, con la gloria de su Padre, entre sus ángeles, y entonces pagará a cada uno según su conducta”.
560738_159885444142358_100003627101946_213133_237443254_n
Después de ese examen de amor, Jesús habla, y comienza a declararles quién es Él. Les dice que tiene que ir a Jerusalén, les explica que Él, su misión es morir para resucitar, entregar la vida. Y les aclara y anuncia por primera vez: “El Hijo del hombre va a padecer mucho, el Hijo del hombre va a ser desechado por todos, por los príncipes, por los escribas; pero va a resucitar al tercer día”. Pedro no aguanta esto, no lo entiende, es amante apasionado de Jesús y le llama aparte y le hace una confidencia íntima: “Lejos de ti, Señor, esto. ¡Que no ocurra!”. Jesús le rechaza por este consejo y se vuelve y mira a sus discípulos y le dice: “No es bueno lo que me estás diciendo. Esto procede del mal. ¡Vete! No entiendes las cosas de Dios”. Y explica mucho más: “Mira, si alguno quiere venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, que tome su cruz y que me siga, porque el que quiera salvar su vida, la perderá”.
Esta es la razón de ser de Jesús, esta es la explicación que Jesús da, esta es la respuesta de Pedro, que también me la puede repetir a mí y te la puede repetir a ti, querido amigo. Jesús les anuncia un final violento, que tiene que padecer, cómo va a morir, pero también les dice que va a resucitar y Pedro no está dispuesto, no lo entiende, esta buena noticia no la entiende. Y nos dice cómo tenemos que vivir al estilo suyo y nos dice que tenemos que renunciarnos, que tenemos que saber llevar la cruz, que tenemos que negarnos, porque el que no se niega no puede ser discípulo suyo.
Tenemos que oír también, Jesús, que a veces, como Pedro, somos tropiezo para Él. El camino de la resurrección entra por el camino del sufrimiento. Jesús nos tendrá que increpar muchas veces y nos invita a tomar la cruz. Lo que le sucede a Pedro nos sucede a nosotros todos los días: en cuanto nos visita la adversidad, el sufrimiento, la incomprensión, no aceptamos la cruz. Jesús nos dice que este es el camino, el camino de la vida, el camino de la resurrección, el camino de la salvación. Tenemos que pedir saber llevar lo que nos cuesta y no ser como personas que la llevan sin Él, que hablan de la cruz y ni siquiera la saben soportar. La tenemos que llevar con Él, con riesgo a ser todo, a ser rechazados, a ser escarnecidos, como Jesús. Este es el camino que Jesús nos dice hoy y que nos manifiesta, querido amigo.
¿Cómo llevamos las cruces? ¿Cómo son nuestras dificultades? ¿Sabemos sufrir? ¿Sabemos llevar la persecución, la incomprensión? Vamos a pedirle tú y yo que nos ayude, que nos enseñe su verdadero camino, que nos diga cómo tenemos que ser y que aprendamos la verdadera identidad suya, que aprendamos que nuestra vida fácil y tranquila no es el camino de Jesús. El camino de Jesús tiene que pasar por el sufrimiento, por la negación. ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero? ¿De qué?
Jesús, envíanos tu Espíritu para que pensemos como Tú, para que nos obliguemos a vivir el sufrimiento como Tú, sabiendo que nos cuesta, pero que es el verdadero tesoro de la resurrección. También le pediremos saber comprender a los demás en las cruces de cada día, saber sobrellevarlas, saber también querer a los demás y liberarles del peso de la cruz. Se lo vamos a pedir a tu Madre, que nos ayude a ser reales, idénticos, como Jesús. Y también nos tiene que interpelar Él, también nos tiene que complicar la vida. Que tu Madre, la Virgen, nos ayude, y que sepamos llevar con alegría la cruz y el camino que nos lleva hacia ti, hacia la resurrección. “El que quiera venir conmigo, que se niegue a sí mismo”. Querido amigo, unidos a Jesús, comprendamos la cruz, el sufrimiento.
¡Que así sea!
FRANCISCA SIERRA GÓMEZ.
 
Publicado en AMOR, Comunicación, CONFIANZA, CORAZÓN, DIOS, ESPERANZA, TERNURA, VIDA
santa rosa para colorear
Santa Rosa de Lima fue una santa mística de primer orden, que llevó una vida de grandes penitencias por amor a Dios y a los demás. El amor de Dios inflamaba su espíritu de tal manera que todo su ser respiraba caridad y deseo de ayudar al prójimo por medio de sus oraciones, sufrimientos y colaboración personal. Se esforzó en ayudar económicamente a sus padres, mientras tuvo buena salud, y ayudaba en las iglesias en la decoración de las imágenes. Su amor a Jesús Eucaristía fue inmenso, al igual que su amor a la Virgen María. Sus santos predilectos fueron santo Domingo y, especialmente, santa Catalina de Siena, a quien trató de imitar y a quien llamaba madre. Fue primero terciaria franciscana y después terciaria dominica y, a pesar de buscar siempre la soledad para estar a solas con Dios y no perder tiempo en cosas o conversaciones inútiles, era muy alegre. Por eso podemos llamarla la alegría de Dios. Amaba a los animalitos. Le gustaban mucho las flores y, sobre todo, le gustaba cantar y manifestar su amor a Jesús por medio de sus canciones. Su alegría la expresaba cantando. Su oración muchas veces era cantar o repetir jaculatorias de amor. Ojalá que su vida nos estimule en el camino de la santidad para poder ser como ella: caritativos con todos, fuertes y generosos ante el dolor y alegres en todo tiempo.
Vea la pelicula completa de la vida de Santa Rosa de lima, siga el enlace……..

http://gloria.tv/?media=367833&language=KiaLEJq2fBR